LA “NATURALEZA” DE LA NATURALEZA HUMANA M.C. CHIRIGUINI

Presentación

Naturaleza humana
La “naturaleza” de la naturaleza humana

La noción de naturaleza humana y la relación del hombre con el mundo de lo viviente han sido planteadas y discutidas a lo largo de la historia del pensamiento occidental desde diferentes posturas teóricas e ideológicas. Algunas de las preguntas formuladas con más frecuencia están relacionadas con el origen del hombre, la especificidad de la dimensión humana y la diversidad de respuestas culturales presentes en las distintas sociedades para resolver situaciones similares. Otra cuestión que interesa conocer está referida al mayor o menor grado de incidencia de lo hereditario sobre lo adquirido en la determinación del comportamiento humano. En los últimos tiempos, y frente al avance de la biotecnología y el desciframiento del genoma humano, nuevos interrogantes fascinan y preocupan: ¿nos convertiremos en un mundo en que convivan clones y seres humanos? ¿hacia dónde se proyecta la humanidad en un mundo de desarrollo tecnológico sin fin? Dejando en libertad, por unos instantes, nuestra imaginación, nos preguntamos: ¿la figura de los cyborgs, mezcla de máquina y organismo, seguirá ocupando el espacio de la ciencia-ficción o, por el contrario, debemos incluirlos en nuestras expectativas de un futuro no tan lejano?

Ahora bien, ubicándonos en una perspectiva presente y realista, queremos señalar que en las últimas décadas las preocupaciones han estado dirigidas hacia la naturaleza que nos cobija, el entorno en que transcurre nuestra existencia y que muchos intereses dominantes parecieran obstinados en destruir, comprometiendo el mismo futuro de las sociedades.

En los capítulos siguientes abordaremos muchas de estas cuestiones desde una perspectiva que privilegia el papel de lo cultural y lo social en la interpretación de todo comportamiento que atañe a los seres humanos. Pensamos a la naturaleza humana desde una concepción bidimensional y dialéctica, ya que definir al hombre exclusivamente desde una de esas dimensiones, sea biológica o cultural, es caer en algún tipo de reduccionismo, como veremos en las páginas siguientes.

Ha sido demostrado que el hombre es producto de la selección natural, como todo lo viviente, pero también el resultado de procesos sociales y culturales. A diferencia del resto de los animales y de nuestros antepasados homínidos que se extinguieron, somos el único animal cuya capacidad de elegir es casi ilimitada. Como sostiene el antropólogo Richard Leakey, una de nuestras mayores dificultades es la incapacidad para reconocer que somos capaces de

M. C. Chiriguini

elegir nuestro futuro y, por lo tanto, de modificar el presente. En esa misma línea de pensamiento, la única cosa cierta que podemos decir sobre la naturaleza humana es que está en su misma naturaleza biológica la construcción de su propia historia. Los hombres crean las condiciones materiales de su existencia porque está en su misma naturaleza esta capacidad de transformar la naturaleza en forma colectiva y social y no individual: construyen sus viviendas, producen sus alimentos, confeccionan sus vestidos, inventan técnicas; en síntesis, organizan su vida social. En ese sentido la especie humana es el resultado de dos instancias: somos seres de la naturaleza y somos seres sociales. Y la relación que se establece entre ambos dominios no es pasiva ni unidireccional, sino, bidireccional y dialéctica.

Transformamos el ambiente natural limitante y condicionante y construimos en ese proceso relaciones de diferente índole, ya sean económicas, políticas y/o sociales y, al mismo tiempo que producimos estas relaciones, constituimos universos simbólicos. Sin lugar a dudas, nuestra vida cotidiana se desenvuelve en un espacio físico. Nuestro planeta, por el momento nuestro único hábitat, requiere también de nuestro interés. La naturaleza no comprende únicamente los pocos entornos naturales en los que la sociedad industrial y la explotación abusiva de los recursos no han dejado todavía (supuestamente) su impronta, sino que incluye todo el ambiente construido y transformado por el hombre, desde el espacio que ocupa una reserva indígena, en una desolada meseta del sur de nuestro país, hasta las grandes ciudades que actualmente identifican la vida urbana.

En ese sentido consideramos a la interacción de los procesos sociales que involucran a las sociedades humanas con la naturaleza como históricamente producidos, fruto de determinados sistemas de producción y del acceso desigual a los recursos, incluyendo, en esta perspectiva aquellos espacios llamados naturales como los “parques o reservas nacionales”, que son el resultado de las políticas de los estados. Las transformaciones de la naturaleza son inherentes a la propia existencia de los seres humanos que la utilizan y la transforman en el proceso productivo (Comas D’ Argemir 1998:162). Sin embargo, a pesar de que los hombres actúen sobre la naturaleza y la transformen en su beneficio, no se pueden dominar totalmente sus leyes y, por lo tanto, la relación entre las sociedades humanas y la naturaleza es de carácter dialéctico, del mismo modo que en la naturaleza humana lo es el vínculo entre lo biológico y lo cultural. Los seres humanos actúan sobre la naturaleza mediante el proceso de trabajo para satisfacer sus necesidades de existencia y en ese proceso se modifican a sí mismos y a la propia naturaleza1.

La Antropología, en sus estudios de otras culturas, ha mostrado cómo cada sociedad tiene su propia racionalidad para entablar las relaciones con la naturaleza2. No obstante, esa

1 “El conjunto de las relaciones sociales es históricamente cambiante, por lo que la misma naturaleza humana no podrá entenderse como puramente biológica, una abstracción, sino como una naturaleza que solo puede desenvolverse en la historia. La historia de una especie que transforma concientemente la naturaleza y así se transforma a sí misma, es decir, transforma su propia naturaleza humana” (Narvaja 2003 “Una concepción dialéctica del hombre”. En: Antropología, Guía de Actividades Prácticas y Selección de Textos. Cátedra Chiriguini. Proyecto Editorial. Buenos Aires, p.70).

2 La región de Huallaga en el centro del Perú, es actualmente la zona más importante del mundo en el cultivo de la coca para exportación. En año 1966 se inicia un programa de colonización entre el gobierno peruano y el Banco Interamericano de Desarrollo para ubicar en la zona a 4.680 familias que se ocuparían de cultivar algunos productos para su consumo (frijol, mandioca, coca) y otros productos para la exportación (café, té, maíz) mediante créditos otorgados por esos organismos. En el año 1976

racionalidad está vinculada en cada sociedad a las diferentes formas en que se establece, en el marco del sistema mundial, el acceso a la tierra, el trabajo y el capital, así como la forma en que se integra al mercado. Es indispensable considerar, en un sistema de intercambio desigual, cómo las fuerzas económicas y políticas de carácter global inciden en los sistemas locales, constituyendo un elemento explicativo de las diferencias en el acceso a los recursos recién mencionados.

El ejemplo paradigmático de violencia y degradación ambiental del entorno es el del modo de producción capitalista a lo largo de su historia y hasta el presente. La lógica del mercado que lo caracteriza lleva a someter a toda sociedad que se enfrente a sus intereses de acumulación de riqueza y que se interponga en su camino de máximo beneficio, llámense comunidades indígenas, grupos campesinos y hasta los sectores periféricos de su propia sociedad. También sus efectos se hacen sentir en las ciudades, afectando las condiciones de existencia, en particular de los más pobres y vulnerables: escasez o contaminación del agua, malas condiciones de vivienda, prestación insuficiente de los sistemas de salud y de la educación. Todo esto conduce, más tarde o más temprano, a la mortalidad infantil y a la desnutrición de la población afectada, como ejemplos de algunas de sus consecuencias más conocidas.

Sobre la naturaleza humana en particular

Introducirnos en las peculiaridades de la naturaleza humana constituida por una serie de niveles y dimensiones requiere estudiarla en toda su complejidad, transitando por diversos senderos que nos permitirán acceder, al final del recorrido, a una visión superadora de los dualismos y los determinismos.

En ese sentido, en primer lugar presentaremos la noción de la naturaleza humana desde la perspectiva teórica de los niveles de integración de la “materia”, enfoque dialéctico de los fenómenos sociales que considera al hombre como emergente de un proceso evolutivo biológico y a su vez como creador de cultura.

En segundo lugar, ilustraremos uno de los primeros intentos desde la Antropología de vincular la naturaleza con la cultura a través del trabajo del antropólogo francés Claude Lévi- Strauss sobre la prohibición del incesto.

En tercer lugar, como ejemplos de determinismo biológico o biologización de lo social, consideraremos críticamente los postulados desarrollados por la Sociobiología y los etólogos biologicistas que intentan explicar lo humano desde esta disciplina, para proponer, en cambio, una interpretación social y cultural de los comportamientos humanos a través del ejemplo de los sistemas de parentesco, propios y exclusivos de los seres humanos.

Por último, nos introduciremos brevemente en la relación entre la naturaleza humana y la Bioética, teniendo en cuenta los últimos avances de la Genética.

se retiran los créditos por considerar que se obtenía una baja productividad en la zona; ante esta situación, el cultivo de la coca se afianza porque significaba una alternativa inmediata y real a las dificultades que enfrentaban los colonos pobres para sobrevivir. La prohibición del cultivo de coca para la exportación y la persecución a los campesinos dedicados a ella está llevando a la desforestación de amplias zonas del Perú a causa del permanente desplazamiento de los campesinos a regiones más alejadas. Se calcula que en el Perú hay más de 200.000 ha. plantadas con coca, lo que ha llevado a desforestar casi 700.000 ha desde el año 1970 (Comas d’Argemir 1998:172-174).

Reduccionismos y determinismos

“No existe un único esquema conceptual común a todos los niveles de descripción. La realidad es demasiado rica y sus contornos son demasiado complejos para que una sola lámpara los pueda iluminar por completo” (Ilya Prigogine: Metamorfosis de la ciencia).

A lo largo de la historia del pensamiento occidental se han formulado distintas concepciones sobre la naturaleza humana y de las sociedades, que han contribuido en algunos casos a legitimar y en otros a impugnar el orden social y político vigente en un momento histórico. Podemos citar como ejemplos de impugnación la noción de naturaleza humana de Rousseau3, que revela una crítica a las instituciones injustas de su tiempo, y el concepto de naturaleza humana alienada de Marx, que responde, a su vez, a una mirada crítica de la sociedad capitalista4. De ahí que el estudio de la naturaleza humana nos permite reflexionar sobre las formas en que la investigación científica (que no es neutral como muchas veces se pretende calificarla), los comunicadores sociales y los políticos en general formulan sus preguntas sobre el mundo humano y el natural, en muchos casos, desde prejuicios sociales, culturales y políticos y con consecuencias directas sobre la vida y otras veces la muerte de los seres humanos. Recordemos los más salientes: el nazismo y el “apartheid” sudafricano, como ejemplos de la historia más reciente, que se dieron a lo largo del siglo XX. En el caso del nazismo, con el argumento falaz de la raza superior se llevó a cabo una biopolítica de Estado que condujo al aniquilación de millones de judíos y a la esterilización de cientos de alemanes considerados “no arios puros”. Por su parte, el “apartheid sudafricano” representa un claro ejemplo de política de estado racista hacia los pueblos de raza negra. Pretende justificarse en la defensa de las tradiciones étnicas africanas, cuando en realidad la segregación impuesta es un abuso de la perspectiva del relativismo cultural para mantener la dominación de la minoría blanca.

La idea de que el ser humano es una criatura formada por un cuerpo y un alma (espíritu o mente) está presente en las interpretaciones filosóficas y religiosas de la Antigüedad y la Edad Media y responden a una visión dualista del hombre. En el siglo XVII, el filósofo francés René Descartes, continuando con la misma tradición, propone un enfoque filosófico

3 J.J.Rousseau, crítico de las instituciones y del viejo sistema monárquico, elabora una concepción del hombre natural tomando a los pueblos no europeos más “primitivos” como representantes de lo auténtico y no corrompido por la sociedad de su tiempo. Ver Iluminismo en Ghiglino.

4 El concepto de naturaleza humana en Marx destaca la perfectibilidad del hombre, su potencialidad para el desarrollo, desde una mirada similar a la roussoniana. Para este pensador el sistema capitalista deshumaniza al hombre como consecuencia de la alienación, es decir, lo despoja de sus características humanas más peculiares. Este proceso comienza con la separación de los trabajadores de sus medios de producción y subsistencia. Marx considera que la misma actividad que se realiza para la subsistencia es alienante ya que el producto permanece ajeno al obrero y el proceso mismo de producción es externo a su conciencia y a sus necesidades y deseos.

del hombre de gran influencia durante los siguientes tres siglos. Para Descartes el ser humano está constituido por dos sustancias distintas, la mente/alma y el cuerpo. La mente es de carácter inmaterial e intangible, mientras el cuerpo es material y destructible. El Yo es el aspecto más interno de un sujeto, su identidad esencial. Cuando Descartes usa el pronombre en primera persona, “Yo”, está haciendo referencia a su mente o alma, la res cogitans. En cambio la esencia del cuerpo es la extensión, lo mensurable, la res extensus.

En las últimas décadas del siglo XX nuevas representaciones sobre la dimensión de lo humano reemplazan el dualismo anterior y sostienen, por el contrario, que el hombre es parte de la evolución de todo lo viviente y que todas sus manifestaciones, incluidas aquellas más peculiarmente humanas, como su mente y el lenguaje simbólico, son el resultado de la evolución biológica y del proceso adaptativo en el que estuvo involucrado como una especie más. Esta nueva formulación tiene determinadas consecuencias sobre la interpretación de lo social y lo cultural en tanto son analizados desde los mismos modelos que explican el comportamiento animal. Es así como esta imagen de la naturaleza humana está presente en las concepciones biologicistas de la ciencia que podríamos denominar reduccionistas y deterministas.

Desde el reduccionismo se intenta explicar las propiedades de una molécula, de un organismo o de una sociedad en términos de las unidades en que están compuestos. Estos enfoques sostienen, por ejemplo, que las propiedades de una molécula proteica están determinadas por las características de los electrones o protones que componen los átomos. También afirman que las características de una sociedad son iguales a la suma de los comportamientos individuales. De esta manera una sociedad sería violenta por ser el resultado de la suma de individuos violentos que la componen. En este sentido se justifican las guerras por el carácter agresivo de los individuos. Es decir, las unidades y propiedades tendrían existencia previa a los conjuntos complejos, hablemos de moléculas químicas, de organismos o de sociedades humanas (Lewontin, Rose y Kamin 1987:16).

Cuando desde este enfoque se considera que el comportamiento humano está regido por la acción de los genes estamos en presencia de un tipo especial de reduccionismo, el determinismo biológico. Frente a la pregunta sobre por qué los seres humanos son como son o hacen lo que hacen, los pensadores enrolados en el determinismo biológico contestan: porque las acciones de los hombres “son consecuencias inevitables de las propiedades bioquímicas” que constituyen los genes que posee cada individuo (Ibid: 16-17). En otras palabras, se afirma que la naturaleza humana está determinada por los genes y las causas de los fenómenos sociales deben buscarse en la biología de los actores individuales. Por lo tanto, los fenómenos sociales deben explicarse a partir de la suma de los comportamientos de los individuos de una sociedad.

La función más importante del determinismo biológico es afirmar que las conductas y diferencias sociales y económicas que existen en los grupos humanos, especialmente las que son atribuidas al sexo, la raza y las clases sociales, pueden ser explicadas por las características biológicas, heredadas e innatas de los individuos. En este caso, estamos en presencia de una de las formas más conocidas que asume el determinismo biológico, el llamado darwinismo social, perspectiva teórica e ideológica que interpreta los fenómenos sociales a partir de categorías biológicas y de los principios más difundidos y “vulgarizados” de la teoría darwiniana: la lucha por la existencia, la selección natural, la supervivencia del

más apto5. El darwinismo social extrapola los conceptos adecuados a un nivel de análisis, el de los fenómenos biológicos, pero inadecuados e incorrectos para interpretar el mundo social y cultural de los hombres.

Por otro lado, y desde un determinismo de signo contrario, el que se posiciona en la dimensión cultural, se postula que la biología se detiene en el momento que nacemos y desaparece desde el instante que entramos en el dominio de la cultura; desde este lugar nos ubicamos en el determinismo cultural. Esta posición teórica va a considerar a la naturaleza humana como una tábula rasa en la que la experiencia temprana puede imprimir lo que desee y la cultura diseñar por entero nuestro comportamiento. Esta manera de considerar la condición humana recuerda a ciertos fragmentos de la película The Wall, cuando los alumnos entran en una máquina (que representa la educación) que los convierte en objetos idénticos y deshumanizados.

En la Antropología este determinismo cultural, también llamado culturalismo, está presente en la llamada teoría de la cultura de la pobreza”, corriente que enfatiza la transmisión en grupos urbanos pobres de ciertas pautas culturales tales como la planificación a corto plazo, la violencia y la inestabilidad de las estructuras familiares. Desde esta representación de la naturaleza humana, el círculo de la pobreza se continúa, en tanto los hijos de estos pobres al estar tan inevitablemente “aculturados” en un estilo de vida, no pueden salir de ese ámbito y reproducen la situación de los padres que, a su vez, reproducirán sus hijos (Lewontin 1991:101).

La naturaleza humana desde un enfoque dialéctico

Si consideramos, por el contrario, a los seres humanos desde un enfoque dialéctico, en este caso el de los niveles de integración, podremos superar falsas oposiciones que se han dado a lo largo de la historia del pensamiento filosófico y científico occidental respecto a la naturaleza humana: las distinciones entre lo natural y lo cultural, lo innato y lo adquirido, lo dado y lo aprendido, en síntesis, dejar de lado el dualismo que implica escindir al ser humano entre la herencia genética y lo adquirido. Por un lado, la visión que proponemos sobre lo humano permite cuestionar la imagen de una naturaleza esencializada y determinada biológicamente desde su emergencia en el mundo de lo viviente. A partir de ese momento, supuestamente seríamos portadores de los genes agresivos de los primeros cazadores paleolíticos y estaríamos determinados desde entonces por esa condición inicial. Y, por otro lado, nos conduce a rechazar los argumentos que explican el comportamiento en la sociedad

5 El exponente más conocido de esta teoría social es H. Spencer, contemporáneo de Ch. Darwin y muy reconocido en su época. Sostiene que las características hereditarias tienen más peso que la educación y las características adquiridas. Esta perspectiva teórica tuvo su mayor difusión desde las últimas décadas del siglo XIX hasta los finales de la Segunda Guerra Mundial y entre sus influencias más desdichadas podemos mencionar el comienzo de la eugenesia y su aporte a la doctrina racial de los nazis. La gran mayoría de los biólogos evolucionistas, como es el caso de Stephen J. Gould, refutan totalmente sus afirmaciones. Ver para mayor información: Marisa Miranda y Gustavo Vallejo (compiladores) 2005 Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino. Siglo XXI de Argentina Editores.

humana como análogo al del mundo animal, es decir, sujeto a los mismos determinantes genéticos.

El enfoque de los niveles de integración6 en la interpretación del comportamiento humano sostiene que el hombre es una unidad biológica y cultural que emerge del mundo animal al crear cultura, constituyéndose en ese proceso en una realidad cualitativamente más compleja. Como dice J. Bleger “no estamos en presencia de un animal más inteligente, sino de una especie con propiedades nuevas y complejas que explican su comportamiento” (Bleger 1973).

Este epistemólogo define un nivel de integración como una organización particular que comprende funciones y leyes que responden a esa unidad particular, dando cuenta de todos los fenómenos propios de ese nivel. A su vez, cada nivel se va integrando en un proceso de complejidad creciente que tiene su inicio en el nivel físicoquímico, a partir del cual se estructura el nivel biológico y alcanza su mayor complejidad, en el nivel de lo socio-cultural. Otra característica de estos distintos niveles es que tienen “entre sí un nexo de sucesión en el tiempo durante el cual uno de los niveles ha dado lugar a la aparición del otro, por su transformación cualitativa” (Bleger 1973: 291-292). Es decir, el primer nivel, el del mundo de lo inorgánico, en un determinado momento dio lugar, por un proceso de transformación, a un nivel de mayor complejidad, el nivel biológico, que va a ser abordado por determinadas disciplinas científicas. Así como la Física y la Química buscarán las respuestas que explican los fenómenos de ese nivel de análisis, las ciencias biológicas, por su parte, van a estudiar todo el mundo de lo viviente.

Y, por último, el nivel de lo humano, de lo socio-cultural, el de mayor complejidad, será abordado por las disciplinas sociales, entre ellas, la Psicología, la Sociología y la Antropología, que estudiarán al hombre en los espacios sociales donde transcurre su existencia cotidiana, en tanto miembro de una familia, de una clase social, de un grupo étnico.

¿Cómo emerge el nivel humano? Sabemos que el hombre es el resultado de un proceso único de millones de años que compromete a todo lo viviente, desde los seres más simples a los más complejos. Las plantas y los animales son el producto de la combinación de moléculas químicas con capacidad de replicación bajo ciertas condiciones que alguna vez existieron sobre la Tierra. Estas moléculas químicas, que constituyen el nivel de los físico- químico, en el transcurrir de los tiempos constituyeron los organismos vivos, pero no pueden explicar las nuevas cualidades emergentes: la vida y la muerte, ya que son procesos que no se encuentran en el nivel anterior. Es decir, surge el nivel de lo biológico, emergiendo del nivel inorgánico con propiedades nuevas y más complejas.

Del mismo modo, al ser los hombres las únicas criaturas creadoras de cultura, trascienden el nivel biológico, constituyendo una dimensión cualitativamente diferente, en la que transformarán su entorno y a ellos mismos en un proceso de retroalimentación que modificará su naturaleza biológica anterior. Nuevos atributos y nuevas leyes interpretarán su naturaleza tanto biológica como cultural: todos nacemos y morimos, pero la manera como nacemos y como morimos pertenece al ámbito de lo social y cultural. Todos nosotros debemos satisfacer las necesidades biológicas básicas, pero los hombres no son capaces de satisfacer sus necesidades físicas básicas si no se orientan en el mundo por medio de la reflexión y el conocimiento (Elías 1998:143).

6 La formulación de los niveles de integración está basada en el desarrollo teórico de J. Bleger.

Retomando lo expresado, podríamos decir, entonces, que cada nivel se presenta como una superación dialéctica, conformado por elementos o unidades del nivel anterior en una combinación más compleja y con leyes que le son propias. Es claro que interpretar las acciones de los hombres desde el nivel biológico, como un ser viviente más y manteniendo una interacción con el medio basada sobre impulsos innatos modificados en cierto punto por su propia experiencia, no resulta adecuada y suficiente. En este caso nos posicionaríamos en el determinismo biológico (o genético) para entender por qué somos como somos y hacemos lo que hacemos. Las analogías con el comportamiento instintivo de los animales y más aun, culpabilizar al gen de la agresividad de la actitud violenta de un padre a su hijo, son ejemplos de extrapolación, es decir, de interpretación de fenómenos sociales a partir de conceptos y teorías de un nivel de menor complejidad.

Desde el determinismo biológico o genético, conceptos tales como adaptación, selección, supervivencia del más apto, adecuados en el nivel biológico, se trasladan automática y erróneamente al nivel de lo social y cultural. Si tomamos como ejemplo el mismo concepto de adaptación, tan adecuado desde la teoría de la evolución biológica, vemos que es impropio cuando se pretende explicar la adaptación humana desde ese mismo marco teórico. Existe una fractura entre la adaptabilidad biológica y la adaptabilidad humana. Los seres humanos inventamos estrategias para sobrevivir que dependen de nuestra manera de ver e interpretar el mundo y que no siempre resultan beneficiosas, ni siempre exitosas. Si esto fuera así, las sociedades humanas avanzarían en un sentido de progreso y bienestar que la realidad y la historia desmienten (Castoriadis 2003). Otros hechos, diferentes circunstancias sociales y políticas, explican las formas peculiares en que las sociedades humanas se “adaptan” a su propia historia.

Resumiendo, esta interpretación dialéctica de los niveles de integración nos permite afirmar que los determinismos de uno u otro signo no son válidos y que todos los comportamientos sociales del hombre son simultáneamente sociales y biológicos, del mismo modo que son químicos y físicos. Un buen ejemplo es el aprendizaje del lenguaje en los niños: la incorporación de un lenguaje sólo es posible por el ensamble del proceso biológico de maduración y el proceso social de aprendizaje. Como dice Elías, el aprendizaje puede permanecer completamente sin función si “éste ha sido confinado a la propia capacidad de los niños para entender el significado de los patrones de sonidos aprendidos por otros” (Elías 1998:307). Es claramente ilustrativa la descripción de Leslie White sobre la adquisición del lenguaje de Hellen Keller, una niña afectada por importantes limitaciones fisiológicas:

…“ Esta niña había perdido la vista y el oído a causa de una enfermedad a edad muy temprana. A los siete años es tomada a cargo por una institutriz, Miss Sullivan, quien va a intentar un método de acercamiento y contacto a través de una de las vías sensitivas posibles: el tacto. Miss Sullivan hacía que la niña tocara los contornos de los objetos y después escribía la palabra correspondiente en la palma de la mano, era solo algo físico para la niña. Hasta que transcurrido un mes de aplicación, mientras jugaban en el jardín, la maestra escribe la palabra agua en la palma de su alumna, en el momento que el líquido fluye desde la canilla. En ese momento Hellen se da cuenta del lenguaje, se da cuenta que cada objeto tiene una palabra que lo nombra. Esas palabras eran más que la

realidad física de sentir garabatear la palma de la mano. A partir de ese momento pasaron a ser símbolos. La niña fue transformada por esa experiencia: ‘Me alejé de la glorieta y sus madreselvas, impaciente por aprender -escribe más tarde H. Keller- que cada cosa llevaba un nombre y cada nombre hacía nacer un nuevo pensamiento. Cuando regresábamos a la casa, todo objeto que tocaba en mi mano parecía palpitar con vida. Ello se debía a que veía todo con la nueva y extraña vista que había llegado a mí’” (White L.A: La ciencia de la cultura. en M. Lischetti 1997:229).

El ejemplo muestra cómo los seres humanos por naturaleza estamos constituidos para “aprender” y “debemos aprender” y, como través de ese proceso, adquirimos plenamente nuestra humanidad. Estudios antropológicos sobre diferentes culturas han mostrado que la manera en que se perciben o infieren situaciones depende de factores culturales, sociales y psicológicos. En tanto poseedores de un organismo biológico, sentimos, sufrimos, necesitamos alimentarnos, descansar, dormir. Pero simultáneamente es el ambiente social y cultural el que interactúa dinámicamente con lo biológico, redefiniendo la respuesta: el grado de excitabilidad, los límites de resistencia, difieren en cada cultura, del mismo modo que los esfuerzos irrealizables, los placeres extraordinarios, están más relacionados con los criterios sancionados por la aprobación o desaprobación del grupo de pertenencia que por las particularidades de la especie. Si bien se requieren ciertas sinergias nerviosas y musculares, éstas son solidarias con un determinado contexto social (Mauss en Lévi-Strauss 1970). Lévi- Strauss emprendió en la década del cuarenta una de las primeras aproximaciones para vincular lo biológico y lo cultural desde la Antropología. A continuación describiremos algunos de los aspectos más significativos de su abordaje.

La relación entre naturaleza y cultura según Lévi-Strauss

Este estudioso desarrolla en su obra Las estructuras elementales de parentesco, la relación entre el estado de naturaleza y el estado de cultura, oponiéndose a las teorías que establecen un continuum entre la naturaleza y la cultura (por ejemplo el evolucionismo del siglo XIX). A partir de una pregunta inicial: ¿dónde termina la naturaleza y comienza la cultura? este antropólogo describe diversos caminos para abordar esta relación. Las posibilidades de aislar a un niño recién nacido de las influencias sociales y culturales son, sin lugar a dudas, una experiencia impracticable. Los pocos casos en el mundo de los llamados “niños salvajes”, niños supuestamente abandonados y que pudieron sobrevivir aislados de algún contacto humano en sus primeros años, no son una evidencia confiable. En la mayoría de los casos, eran niños anormales. Para Lévi-Strauss, el argumento de mayor peso para descartar el estudio de esos niños es que el hombre no puede retrotraerse a un estado pre- social, porque éste es inexistente en la condición humana. Sólo es posible en los animales domesticados y posteriormente abandonados, que en la mayoría de los casos adquieren nuevamente un comportamiento salvaje.

Otro camino que descarta el autor para encontrar el pasaje al estado de cultura es el estudio del comportamiento animal. En esa búsqueda no encuentra “ni siquiera el esbozo de lo que podría denominarse el modelo cultural universal: lenguaje, herramientas,

instituciones sociales, sistema de valores éticos, morales o religiosos” (Lévi-Strauss 1985:38). Esta vuelta a la naturaleza, también lo deja sin respuestas acerca del pasaje a la cultura. No se registran normas que regulen la vida en los animales. Esta constatación le permite arribar a una primera conclusión: la ausencia de reglas sería el carácter distintivo del estado de naturaleza y sólo la presencia de una norma nos daría la pauta de la presencia de la cultura.

Define al estado de naturaleza por lo universal, lo repetitivo, lo constante en cada especie, en tanto está inscripto en el código genético. Por otro lado, por lo espontáneo y azaroso, por no estar sujeto a normas sociales. A su vez, el ámbito de la cultura se caracteriza por estar sujeto a normas que son particulares de cada cultura y por medio de las cuales se asegura la existencia y continuidad de un grupo. Estas normas, en tanto producto de la creación humana, son arbitrarias y cobran sentido en el interior de una sociedad.

Lévi-Strauss instituye el pasaje del estado de naturaleza al de cultura en la prohibición del incesto. Esta regla posee el carácter universal de la naturaleza y simultáneamente el arbitrario de todo hecho cultural. Es decir, que la prohibición no sería ni totalmente cultural ni totalmente natural, pues la integran aspectos tomados de la naturaleza y de la cultura. En este sentido tiene ese carácter universal, pero al mismo tiempo el carácter distintivo de la cultura, en tanto impone una restricción no biológica a las diferentes sociedades. Es un vínculo que transforma un comportamiento natural: el impulso sexual, en un comportamiento social y cultural:

“en efecto, es menos que una unión que una transformación o un pasaje; antes de ella la cultura no existe; con ella, la naturaleza deja de existir, en el hombre como reino soberano. La prohibición del incesto es el proceso por el cual la naturaleza se supera a sí misma; enciende la chispa bajo cuya acción una estructura nueva y más compleja se forma y se superpone -integrándolas- a las estructuras más simples de la vida psíquica, así como éstas últimas se superponen -integrándolas- a las estructuras más simples de la vida animal. Opera, y por sí misma constituye el advenimiento de un nuevo orden” (Lévi-Strauss 1985:59).

En nuestras palabras, la prohibición del incesto transforma el estado de naturaleza y lo organiza en un nuevo orden: el de la dimensión cultural por medio de una norma. El carácter social y cultural de la regla y, por lo tanto arbitrario, explica la gran diversidad que asume en las diferentes sociedades, abarcando desde la prohibición de la unión entre parientes consanguíneos, como en nuestra cultura occidental, hasta la de parientes lejanos, en otras sociedades. Lo cierto es que esta norma afecta por lo menos a uno de los parientes consanguíneos. En el Antiguo Egipto esta regla era válida en forma absoluta para la madre, en tanto la relación con la hermana sólo estaba desaprobada. Ejemplos similares corresponden al Antiguo Perú, Hawai y Madagascar, para mencionar los más conocidos.

Para Lévi-Strauss lo importante no es la prohibición en sí de matrimonio entre algunos miembros de la sociedad considerados parientes, sino aquello que prescribe. El hecho significativo es la relación social que se establece. Relación que dará lugar a una alianza entre diferentes sociedades, organizando las reglas de parentesco y las modalidades particulares que asuman los grupos exogámicos y en las que siempre estará presente un sistema de

intercambio: más que una regla que impone restricciones, es una regla que obliga a entregar una hermana o la hija a un hombre de otro grupo. Al mismo tiempo que circulan mujeres se instituyen relaciones de alianza, de reciprocidad, que organizan la vida social. La dimensión simbólica de la cultura se materializa en estos intercambios que toman forma y contenido en instituciones concretas (por ejemplo los sistemas de parentesco y la familia) y, por supuesto, en símbolos que las representen.

Lévi-Strauss se aleja de aquellas interpretaciones que sostienen que el origen universal del tabú del incesto tiene como base un requerimiento biológico y la función de la regla sería la de proteger a la especie por los resultados nefastos de los vínculos consanguíneos. Otro argumento que descarta es el “horror natural” a las relaciones sexuales entre parientes cercanos. En cambio, este pensador nos recuerda que las ideas sobre las probables deficiencias biológicas en la descendencia por uniones consanguíneas aparecen tardíamente en la historia de la humanidad. Y, con respecto al “horror natural”, la teoría psicoanalítica descubre no el horror natural en las relaciones con los padres, sino, por el contrario, su búsqueda.

Un ejemplo actual de determinismo biológico: la Sociobiología

La Sociobiología es una rama de la Biología que surge en la década del setenta del siglo XX, reactualizando el discurso biologizante del siglo anterior. Intenta legitimar sus afirmaciones en la teoría científica de la evolución, que explica la evolución de los seres vivos sobre la base los datos de la Genética, la Biología Sistemática (estudio de las especies y su clasificación) y la Paleontología (estudio de las especies a través de los restos fósiles), apropiándose de los resultados de dos disciplinas: la Etología y la Ecología7. Nos detendremos particularmente en los conceptos básicos de la Etología que conjuntamente con los estudios ecológicos sirvieron a los sociobiólogos y al pensamiento biologicista8 en general para extrapolar y generalizar las conclusiones sobre el comportamiento de las especies animales al comportamiento social humano.

Edward Wilson, famoso entomólogo, en su libro Sociobiología: la nueva síntesis, publicado en 1975, define la Sociobiología como la disciplina que estudia la base biológica de todo comportamiento social, desde los invertebrados hasta los primates, sin dejar de lado al comportamiento humano. Esta publicación hace su aparición en un mundo escéptico donde muchas apreciaciones de la naturaleza humana no son inocentes. En Estados Unidos, desde algunos círculos científicos y medios de comunicación masiva, la naturaleza (biológica) era

7 La Ecología es la disciplina que aportará a la sociobiología sus conclusiones sobre las dinámicas de las poblaciones animales en relación con su medio ambiente: la natalidad, la mortalidad y las migraciones que ocurren en una población que comparte un mismo ambiente y el mismo reservorio genético.

8 Sociobiología es un concepto polisémico. Puede expresar la disciplina que surge en la década de los 70 y también todo tipo de pensamiento que biologice lo social, incluyendo a cualquier otra disciplina científica. No es requisito tener un título de biólogo social para ser un sociobiólogo. Las interpretaciones sociobiologistas pueden estar presente en un sociólogo, en un periodista, en un político, en un maestro, entre otros.

invocada cada vez más para sostener la desigualdad de los sexos y de las razas y esto se expresó en la oposición a la política de integración en la educación de niños blancos y negros. En 1972 la Academia Americana de Ciencias incorporó una declaración que atribuía una base genética a las desigualdades intelectuales a instancias del físico Williams Shockley. Este científico, premio Nobel, junto al psicólogo Arthur Jensen, sostenía la inferioridad genética de los negros. Shockley propuso una política sanitarista de esterilización para las personas de “bajo cociente intelectual” (Palma 2001:91). Indudablemente era un contexto científico, político y social propiciatorio para que el libro de Wilson se convirtiera en un éxito, contribuyendo a legitimar, desde la ciencia, tranquilizando conciencias, el pensamiento social dominante.

Un escenario ideológico similar se vislumbraba en Inglaterra: una atmósfera de protesta se abatía en los barrios por la creciente inmigración indoantillana, y la nueva disciplina fue adoptada inmediatamente por las organizaciones de extrema derecha. En Francia, para esa misma década, revistas pseudocientíficas como La nueva escuela pregonaban un plan de medidas eugenésicas que comprendían desde la “planificación familiar organizada” y “la esterilización de las taras más notorias” hasta “las inseminaciones programadas”. Al mismo tiempo, en otros ámbitos se desarrollaban frecuentes discusiones sobre “la utopía igualitaria” de la naturaleza humana enarbolada a partir de Jean Jacques Rousseau (Veuille 1990: 94).

En este contexto la Sociobiología interpretará la conducta de los hombres desde las leyes de la Biología y responderá ampliamente a la curiosidad del público respecto al papel de los genes (los había hasta “egoístas”). Incluso, algunos biólogos se vuelven filósofos y publican interpretaciones, bajo el manto del discurso científico, sobre todo tipo de fenómenos sociales, desde el determinismo genético. En otras palabras, esta disciplina intentará explicar las pautas de comportamiento de los animales y del hombre únicamente desde el nivel de lo biológico, como emergente de su historia evolutiva biológica y sujeta a las mismas leyes que rigen todo lo viviente.

Nuestra mirada crítica a la Sociobiología está dirigida fundamentalmente a su interpretación de la naturaleza humana, subsumida en el mundo biológico. Para Wilson todo lo que concierne al hombre, valores, juicios, sentimientos, percepciones son resultado de la evolución natural de su cerebro:

“si el cerebro evolucionó por la selección natural, aun las capacidades para seleccionar juicios estéticos y creencias particulares deben haber surgido por el mismo proceso mecánico. Son adaptaciones directas a situaciones ambientales del pasado en las que evolucionaron las poblaciones humanas ancestrales o, en el mejor de los casos, construcciones determinadas secundariamente por actividades profundas y menos visibles, que en alguna ocasión fueron capaces de adaptarse a este sentido biológico estricto” (Wilson 1980:14).

El argumento sociobiológico plantea que el conocimiento de los hombres y de la sociedad debe ser explicado en términos biológicos, en la medida que la evolución no solamente habría diseñado nuestros rasgos, sino también, nuestro comportamiento. Es así como la agresividad, la homosexualidad, el odio hacia el extraño, serían la expresión de esquemas innatos para la supervivencia de la especie. Cuando se habla de la disposición de la

madre a cuidar a su hijo recién nacido puede resultar inofensivo, pero los intentos de explicar en términos biológicos la tendencia de la gente a agredir a los extraños o la posición dominante que ocupan los hombres en la mayoría de las sociedades resultan ideológicamente peligrosos, en tanto inscribe esos comportamientos en el ámbito de lo “natural” y, por lo tanto, de lo inmodificable.

Un aspecto importante de este discurso está relacionado con el recurso de explicar la condición humana observando el comportamiento animal. Este uso y abuso del razonamiento analógico lleva a comparar propiedades o relaciones a partir de semejanzas aparentes entre las instituciones de los hombres y el comportamiento animal. Ilustremos con un ejemplo: el macho agresivo de una especie animal cumpliría la misma función que en la sociedad humana un grupo de choque, las barras bravas rivales en un partido de fútbol o un marido maltratando a su esposa. Estarían expresando de diferentes maneras aspectos de la misma propiedad biológica subyacente: la “competencia territorial” o la dominación sexual.

Otra forma de reduccionismo es el uso de la misma terminología para referirse al mundo animal y a las instituciones sociales humanas, saltando metafóricamente de un nivel al otro, en muchas ocasiones antropomorfizando las conductas de los animales. Vale como ejemplo el referido a las castas en los insectos:

“la casta es un fenómeno humano, originalmente una raza o un linaje, pero más tarde pasó a ser un grupo hereditario asociado con determinadas formas de trabajo y posición social. Al aplicar la idea de casta a los insectos, el sociobiólogo legitima la noción de que las castas humanas no son más que un ejemplo de un fenómeno más general. Los insectos, sin embargo, no tienen castas. Lo que sí son individuos diferenciados por las actividades que desarrollan a lo largo de su vida. Las castas indias fueron el resultado de las invasiones arias y de las conquistas de los aborígenes dravidianos. Los hindúes de casta superior monopolizaban los poderes social y político, mientras que los intocables vivían en los límites de la existencia. ¿Acaso la hormiga reina, una máquina criadora de huevos, alimentada a la fuerza y totalmente cautiva, tiene algún parecido con Isabel I o con Catalina II, o incluso con Isabel II, políticamente sin poderes, pero increíblemente rica…” (Lewontin et. al. 1991:303-304).

La Etología y el papel de los instintos

La Etología es una disciplina que estudia el comportamiento animal sobre la base del análisis comparativo de los patrones de comportamiento filogenéticamente heredados (los comportamientos instintivos). Sus investigaciones son el resultado de observaciones de los animales en su ambiente natural. Desde ella se define a los instintos como pautas fijas de comportamiento, emergentes del proceso de evolución y de la selección natural, es decir: son innatos, idénticos en los individuos de una misma especie y semejantes en especies cercanas. El carácter de innato de los instintos les otorga las características de inmodificables y compulsivos (una vez desencadenados, se expresan aún ante la desaparición de un estímulo). Y su función primordial es la de asegurar la perpetuidad de la especie. El modelo más

acabado de instinto es el comportamiento observado de las abejas cuando descubren una fuente de alimentos:

“cuando las abejas desempleadas esperan en la colmena la llegada de un mensajero y finalmente son activadas por éste, que baila la danza de la miel, el estímulo dado por el danzante las lleva a abandonar la colmena. Vuelan en una dirección definida y a una distancia determinada (ambos datos comunicados por el danzante) y comienzan a buscar flores, seleccionando únicamente las que emiten el aroma transportado por la abeja mensajera” (Tinbergen 1975:65).

El instinto no permite que el comportamiento pueda ser alterado, las abejas no pueden dejar de señalar el lugar de la fuente de alimentos; no pueden permitirse dejar de trabajar ni acumular alimentos más allá de lo fijado genéticamente.

Esta disciplina reconoce la posibilidad de algún nivel de aprendizaje en los animales. Para Konrad Lorenz, prestigioso etólogo, existen pautas innatas de aprendizaje, como la impronta o troquelado, que es la respuesta de seguimiento de muchas aves pequeñas. En el animal existen determinados períodos en los que puede aprender, generalmente en la etapa precoz de su existencia. Esto es especialmente notable en muchos casos de troquelado sexual: los gansos recién nacidos, puestos en contacto con animales de otra especie, por ejemplo patos, pueden grabar detalles particulares de sus nuevos compañeros. Esta impronta o grabado provocará que invariablemente dirijan su respuesta sexual a los animales (incluso puede tratarse de una persona) con los que han ido creciendo. Cuanto más complejo es su sistema nervioso, más aumenta el espacio para el aprendizaje en los animales, como es el caso de los primates.

Hasta aquí una aproximación al mundo animal. Pero, ¿qué sucede con nuestros comportamientos humanos?

Los sociobiólogos, apropiándose de los resultados de la Etología sobre el comportamiento animal, ubican al hombre en un mismo nivel de interpretación: todos los comportamientos del hombre podrían ser definidos desde sus componentes biológicos. La agresión, el altruismo, el odio, la sexualidad, hasta la moral y la ética pueden ser interpretados como si estuviesen incluidos en el proceso de selección natural. Según esta postura, habría desencadenantes innatos que inscriben nuestras acciones en el contexto de lo inevitable. Entre ellas, la agresión, que estaría instalada en la sociedad humana de modo semejante que en las ratas. Éstas se comportan afectuosamente dentro de su “familia” y desatan una violencia mortal cuando se acerca un “extraño”, identificado por su olor (Lorenz 1971:262).

Esta extrapolación9 del comportamiento animal al comportamiento de los hombres es peligrosamente falsa y tiene como grave consecuencia, facilitar y justificar el odio hacia el extraño, la violencia hacia el diferente y la xenofobia, entre otras, en tanto, como dijimos más arriba, las considera como conductas emergentes del proceso evolutivo y de la selección

9 Extrapolación es el recurso de explicar los fenómenos que corresponden a un nivel de abstracción de la realidad (por ejemplo el nivel de lo sociocultural) desde las leyes y generalizaciones de otro nivel de menor complejidad (en este caso el biológico).

natural en la que nuestra especie estuvo involucrada como el resto de los animales. Y, consecuentemente, para beneplácito de los racistas, serían irremediables.

Selección por parentesco: ¿los biólogos sociales “resuelven” un dilema?

Uno de los dilemas que quitaba el sueño a los sociobiólogos tenía que ver con el comportamiento aparentemente inexplicable de muchos de los miembros de las diferentes especies de animales. Para estos científicos, el comportamiento de todos los animales, incluido el hombre, puede explicarse desde la teoría de la selección natural y la supervivencia del más apto. Si la selección natural implica la competencia entre miembros de una misma especie para maximizar su aptitud reproductora y su contribución genética a las futuras generaciones, ¿qué sucedía, entonces, con algunas conductas aparentemente disfuncionales que contradicen el principio de la selección natural? ¿Cómo pudieron ser seleccionados en el patrimonio genético de la especie genes que producían individuos estériles, insectos asexuados o individuos homosexuales que no dejan descendencia?

Los sociobiólogos van a encontrar la respuesta en la aptitud inclusiva y la selección por parentesco. La aptitud individual (a diferencia de la aptitud inclusiva) mide el éxito reproductivo por el número de descendientes directos que tiene un individuo. Un ejemplo sería la estrategia de algunos monos machos cuando matan a las crías de otros machos tras su entrada en una nueva manada: aniquilando la descendencia ajena aseguran un sitio para su propia progenie. En cambio, la aptitud inclusiva explica el aporte indirecto (no a través de los propios descendientes) medido por el número de genes que uno comparte con otros individuos emparentados, aun cuando signifique la limitación de la propia reproducción (Hausfater y Hrdy, en Kottak 1996:128). La permanencia de esos individuos con tales atributos sería adaptativa, porque su comportamiento “altruista” favorecería la reproducción de todo el grupo. Desde esta teoría, lo que importa no es el número de hijos que aporta un individuo, sino la representación genética que sobreviva en las generaciones siguientes. Aquello que maximiza el éxito reproductivo de la especie es seleccionado como lo más apto: una abeja estéril es apta y funcional porque su tarea es cuidar a la reina para que cumpla con el requerimiento biológico de dejar descendencia: los atributos de abnegación de algunos machos poniendo su vida en peligro permanentemente pueden persistir porque estos animales colaboran de esta manera más eficazmente y sus conductas altruistas son beneficiosas en términos reproductivos:

“El cuidado maternal siempre tiene sentido en términos de aptitud inclusiva porque las hembras saben que su descendencia es realmente suya. Sin embargo, es más difícil para los machos estar seguros de su paternidad. La teoría de la aptitud inclusiva predice que los machos invertirán más en la descendencia cuando más seguros estén de que es suya. Los gibones, por ejemplo, tienen un emparejamiento estricto de macho-hembra que hace probable que la descendencia sea de ambos miembros de la pareja. Aquí cabría esperar que los machos ofrezcan cuidado y protección a sus crías, y de hecho así lo hacen. Sin embargo, cuando un macho no puede estar seguro de la paternidad, resulta más racional-en términos de maximizar la

aptitud- invertir en el hijo de una hermana que en el de su pareja porque aquel sobrino o sobrina es seguro que comparte algunos genes” (Kottak 1996:129).

Estas interpretaciones del parentesco en términos de “éxito reproductivo” permitieron a los biólogos sociales explicar diversos aspectos del comportamiento y de la organización social de los animales. El problema es que utilizaron los mismos criterios para explicar analógicamente las relaciones de parentesco en las sociedades humanas. Desde la Sociobiología se especula que la unión en pareja y posiblemente la monogamia tienen como finalidad incrementar la posibilidad de que los hijos tenidos sean propios, justificando así la inversión paterna en cuidados y protección. Pero, asimismo intentan explicar otros comportamientos que contradicen la función de la monogamia utilizando fundamentos similares. Veamos, a continuación el ejemplo que propone Richard Dawkins, reconocido sociobiólogo:

“Una hembra que juegue la estrategia de la felicidad doméstica, que simplemente examine a los machos y trate de reconocer en ellos cualidades de fidelidad por adelantado, se arriesga a sufrir una decepción. Cualquier macho que finja ser un buen ejemplar doméstico y leal, pero que en realidad esté ocultando una fuerte tendencia hacia la deserción y la infidelidad, podría tener una gran ventaja. Mientras sus ex esposas abandonadas tengan alguna posibilidad de criar algunos de sus hijos, el galanteador se encuentra en situación de transmitir más sus genes que un macho rival que sea un marido honesto y un buen padre. Los genes para un engaño eficaz por parte de los machos tenderán a ser favorecidos en el pozo de genes” (Dawkins 2005: 67).

Para Dawkins, toda treta es válida en tanto satisfaga el requerimiento biológico de maximizar el éxito reproductivo de los genes en los animales y en los hombres, ya sea desde el comportamiento monogámico (en las hembras, por supuesto) hasta la infidelidad promovida y aplaudida en los machos. Es así como este autor afirma que los seres humanos somos como máquinas programadas a ciegas con el fin de preservar las egoístas moléculas conocidas con el nombre de genes (Wolowelsky, en Miranda y Vallejo 2005: 65). Pareciera que el propósito último de la humanidad, mejor dicho, de los genes, sería dejar el mayor número de copias de sí mismos en la siguiente generación.

La Antropología ha dedicado buena parte de su producción teórica al estudio de los sistemas de parentesco en las sociedades no occidentales, muchas de ellas desaparecidas para siempre y otras próximas a desaparecer, incorporadas al sistema mundial capitalista. Es, por tanto, esta valiosa información la que nos permitirá echar por la borda los principios de la selección por parentesco y la aptitud inclusiva y entender las diversas formas sociales de organización de los seres humanos.

Estos estudios han puesto en evidencia que el parentesco10 es, en muchas sociedades, la estructura dominante que comprende no solamente la esfera doméstica sino además la dimensión económica, política y ritual. Si bien su función manifiesta es la reproducción y el ordenamiento de la sociedad en parientes y no parientes, en algunas culturas regula todas las relaciones sociales. Marshall Sahlins en su libro Uso y abuso de la biología, describe el origen social y cultural de esta institución:

“el parentesco no es en las sociedades humanas un conjunto naturalmente dado de lazos de sangre, sino un conjunto culturalmente variable de categorías significativas” (Sahlins 1982:35).

Estos conceptos subrayan que el reconocimiento del parentesco y la definición de pariente cercano o lejano, solamente adquieren significado dentro de un sistema de valores culturales y no es de origen genético. En este sentido, cada sociedad tiene su propia teoría de la herencia o “sustancia compartida”, de acuerdo con relaciones construidas culturalmente. Por lo tanto, no cabe duda que en las sociedades humanas no existe ni existió un solo sistema de parentesco, una organización familiar que base la organización del parentesco sobre el imperativo de los genes por reproducirse a toda costa. Recordemos, el análisis de Lévi-Strauss sobre la prohibición del incesto y la clasificación en parientes y no parientes.

En muchas sociedades no occidentales uno de los requisitos para ser considerado pariente es la elección de la residencia marital. La pertenencia a un grupo doméstico es condición suficiente de identidad social, independientemente del grado de consanguinidad. Malinowski relata en sus estudios sobre los mailu de Nueva Guinea “que los hermanos que vivían juntos o un tío paterno y sus sobrinos que residen en la misma casa, estaban en relaciones más estrechas que los parientes que vivían separados” (Sahlins 1982:42).

Otro ejemplo que ilustra la categoría de pariente es el caso de los to’ambita de las islas Salomón, pequeños grupos organizados en clanes, para quienes la unidad genealógica es un antepasado común, una arboleda sagrada que protege las tumbas ancestrales. (Sahlins 1982:43). En este grupo, la elección de la residencia marital puede llevarlo a vivir con un pariente de la madre o del padre, sin tener en cuenta la distancia genealógica que los separe. A partir de ese momento establecerá relaciones de cooperación económica que podrían enfrentarlo con sus parientes consanguíneos: “si los parientes cercanos son los que viven juntos, entonces los que viven juntos son parientes cercanos”.

Un último ejemplo que nos permite incluir a nuestra sociedad, es la adopción. En muchos grupos de la Polinesia, la adopción es una práctica generalizada como en la nuestra. La diferencia con nosotros es que el niño adoptado es considerado “como del mismo vientre”, “la misma sustancia” respecto a los hijos biológicos. Como se ve, entonces, lo importante son las categorías significativas compartidas culturalmente.

10 Las relaciones de parentesco son reglas construidas socialmente que definen las formas de matrimonio, filiación y residencia en las sociedades. Esto supone que las familias no pueden reproducirse independientemente unas de otras. La interdependencia viene impuesta por la existencia universal del tabú del incesto y de la regla de la exogamia, cualesquiera sea la forma que adopten, estableciendo relaciones de consanguinidad, de intercambio o de alianza entre los grupos sociales que trascienden el ámbito de lo biológico.

Finalmente podríamos preguntar irónicamente a los sociobiólogos por la manera tortuosa como se presenta la selección por parentesco en nuestra sociedad, que lleva a la práctica generalizada de la anticoncepción en Alemania o España, países que en un futuro muy cercano no tendrán una población de reemplazo. ¿O lo que sucede es que los genes prefieren reproducirse en las regiones más pobres del planeta…?

El nivel de lo socio-cultural y la superación de los reduccionismos

A lo largo de este trabajo hemos presentado distintas miradas sobre la “naturaleza” de la naturaleza humana. Desde el intento de sistematizar el pasaje de lo natural a lo cultural en Lévi-Strauss hasta las interpretaciones simplificadoras y reduccionistas de la Sociobiología y la etología humana.

Suponemos que el éxito del biologicismo radica en las características de su propia explicación del comportamiento social, en su afirmación de que la sociedad humana, tal como la conocemos, sería inevitable y el resultado de un proceso de adaptación, como en los animales.

¿Cuáles son las consecuencias de este reduccionismo biologizante? Esta interpretación tiene consecuencias sociales y políticas. Si la organización social fuera producto de adaptaciones genéticas, entonces nada que alterara el orden social podría ser llevado a cabo y la realidad actual sería la única posible. Por lo tanto, la mejor “adaptación” de la especie humana sería el modo de organización vigente: el capitalismo.

Al considerar el comportamiento social como una adaptación al medio, también la sociobiología justifica y exculpa todo comportamiento, hasta el más aberrante: si los hombres dominan a las mujeres, es porque no pueden dejar de hacerlo, si nos matamos en la guerra es por la fuerza de nuestros genes para la defensa de la territorialidad, la xenofobia y la agresión. Aquello que parecía crueldad humana pasa a ser la “ley de la naturaleza”.

Desde la Antropología y desde una perspectiva dialéctica consideramos, por el contrario, que en los seres humanos, el carácter pacífico o violento de los pueblos lo único que nos informa es que la agresión, para dar un ejemplo, no está codificada en los genes, sino su potencial para ella, del mismo modo que la totalidad del comportamiento social. La probabilidad de su aparición, como todas las conductas sociales, está mediada por el ambiente social y cultural. Que ciertos comportamientos persistan, se acrecienten o se modifiquen no depende de la propensión de los genes, sino, por el contrario, de determinadas condiciones sociales.

Podríamos decir que el error básico de los sociobiólogos está en adjudicar a la acción de los genes el comportamiento cuando, en realidad, los que interactúan con el ambiente son los seres humanos. El hombre puede ser agresivo, altruista, solidario u homosexual, no los genes.

Nuestra propuesta apunta a despojarse de los dualismos que dicotomizan la particularidad de la naturaleza biológica y cultural en el hombre. La respuesta no está en que optemos entre lo innato o lo adquirido, lo biológico o lo cultural, que nuestro comportamiento pueda ser explicado en términos de selección y de adaptación o que seamos infinitamente maleables por la cultura. Para unos, lo inevitable está en la naturaleza. Para otros, somos cual tabula rasa y sobre ella la cultura se imprime.

En realidad, es la propia naturaleza biológica del homo sapiens la que determina el acceso a la cultura. No podemos olvidar que existen factores biológicos que nos caracterizan como especie: un cerebro complejo, manos articuladas y un alto grado de inmadurez cuando nacemos. En comparación con algunos primates altamente especializados, somos naturalmente deficientes. En contraste con la adecuación ecológica intrínseca en los animales, el hombre no ocupa ningún nicho ecológico en particular. Además, no posee ninguna protección natural contra la rigurosidad de los diferentes climas, ni instrumentos naturales para defenderse (Petryszak: 60). Tenemos miembros que nos permiten caminar y no volar. También forma parte de nuestra biología la capacidad de articular un lenguaje, pero de ninguna manera nuestra habilidad para decir un discurso político o para cantar una balada de Serrat.

La capacidad de pensar es posible porque tenemos un cerebro complejo, pero cómo pensamos e interpretamos el mundo pertenece al universo de lo cultural y de lo social. Esta manera de entender la naturaleza humana nos aleja de los biólogos sociales cuando reducen la mente humana al cerebro. Al ubicar determinados atributos como los valores, pensamientos, sentimientos en sectores identificables del cerebro, dejan de lado un hecho fundamental que es la interrelación dialéctica con el mundo social y cultural. Como dice Lewontin,

“si bien los hechos mentales son causados por hechos cerebrales, la capacidad de pensar no es función de un sector específico, sino del cerebro como un todo”… (es) el producto de las interrelaciones con todo el mundo exterior. Por el contrario, la totalidad de la actividad de las células del sistema visual del cerebro es el acto de ver e interpretar lo que vemos” (Lewontin et al:345).

Afirmar que nuestra naturaleza es tanto biológica como social,

“que poseemos simultáneamente mente y cerebro y que son simultáneamente sociales y biológicos, es superar falsas dicotomías y señalar el camino hacia una comprensión integradora de la relación entre nuestro yo conciente y el biológico” (Íbid.:436).

Naturaleza y bioética: ¿en qué pensarán los clones?

La década de los noventa se caracterizó por los avances más extraordinarios en el campo de la Genética, con implicancias profundas para el futuro de la humanidad. Algunos biólogos moleculares consideran que el desciframiento del genoma humano supone un avance equiparable al descubrimiento de la tabla de Mendeleiev,11 en los finales del siglo XIX. El mapa genético o genoma humano es el conjunto de genes12 que determinan las características

11 Mendeleiev fue un químico ruso (1834-1907), a quien se debe el descubrimiento de la ley periódica de los elementos químicos, con lo que se afirmó la existencia de algunos cuerpos simples que no habían sido aislados aún químicamente.

12 Los genes son las unidades de información del material genético; capaces de autoduplicarse y transmitirse; están constituidos por ADN y se localizan principalmente en el interior del núcleo

físicas y la predisposición de cada persona a padecer ciertas enfermedades. La decodificación del genoma permite el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de enfermedades de origen genético. Algunas enfermedades de este origen son producidas por ciertas alteraciones en el material genético (por ejemplo el síndrome de Down, donde existe un cromosoma número 21 de más), en cambio, otras enfermedades -las más frecuentes- son ocasionadas por la interacción entre factores del medio ambiente y una predisposición genética determinada por la combinación de varios genes (p.e. diabetes, arterioesclerosis, fisura de labio y de paladar, etc.) (Penchaszadeh 1995)13.

Evidentemente todos estos conocimientos son ventajosos para la humanidad y revolucionarán la medicina moderna, pero asimismo, estos avances pueden ser verdaderamente perjudiciales cuando acentúan exageradamente el peso de la herencia genética. Según el genetista argentino V. Penchaszadeth, para evitar caer en un determinismo genetizante se debe privilegiar el papel del medio ambiente, como desencadenante de la mayoría de las enfermedades genéticas. Y, por otro lado considera erróneo pensar que el desciframiento del mapa genético permitirá profetizar nuestra vida y las enfermedades que padeceremos.

Algunos de los abusos que se pueden cometer con la información genética, cuando la tecnología permite un mayor control sobre las personas y las familias, es su utilización con fines no terapéuticos. Por ejemplo, restringir o encarecer los servicios de salud para las personas a las que se les identifique un factor genético meramente predisponente. En algunos países se ha comenzado a utilizar está técnica para detectar probables problemas de salud entre los empleados y rescindir sus contratos. Esta manera de encarar la información genética conduce a estigmatizar a las víctimas de enfermedades -por su constitución genética- absolviendo de culpa al sistema social generador de las agresiones ambientales a las personas y facilitando una vez más la aparición de nuevas formas de discriminación.

Hasta hace unos años el mundo sombrío del futuro que mostraba la película Blade Runner, con seres humanos persiguiendo replicantes, nos permitía disfrutar de una excelente fantasía de ciencia-ficción. Hoy estamos más alertas ante un futuro posible. Al mismo tiempo que se estaba llevando a cabo el desciframiento del genoma humano, se iban produciendo otros avances en el ámbito de la genética relacionados con la reproducción: la técnica de la clonación. La idea de clonación reproductiva (la creación de un ser idéntico genéticamente al donante) desata duras polémicas en el campo de la Bioética. En la actualidad la ciencia puede clonar sólo animales. Muchos científicos coinciden que clonar humanos es una cuestión de tiempo, y no muy lejano. En algunos países -como Inglaterra y recientemente Estados Unidos- donde se legalizó la clonación de embriones humanos con el propósito de extraer células madres destinadas a formar órganos, la clonación se limita al área de la salud y no a la reproducción.

celular, en estructuras llamadas cromosomas.

13 Según los genetistas la ocurrencia de las enfermedades génicas tiene una frecuencia baja en los seres humanos. En su conjunto estas enfermedades afectan alrededor del 1 por ciento de los recién nacidos. En el caso de las enfermedades debidas a la interacción del medio ambiente y a una predisposición genética, según que enfermedades se incluyan, su frecuencia varía entre el 10 y 25 por ciento (Penchaszadeth 1995).

Estemos a favor o en contra de la clonación, ya sea con fines terapéuticos o para recuperar un ser querido o por un narcisismo incontrolable, es imposible clonar un sujeto humano. Quizás en un futuro cercano es altamente probable que se puedan clonar organismos humanos, pero no será posible reproducir los mismos sujetos sociales, debido a que la subjetividad se construye en el devenir social y cultural, es el resultado de una historia personal y social y, por tanto, única e irrepetible. Como dice el biólogo molecular argentino A. Kornblihtt:

“…si naciera un bebé clonado sano, no sería más que un bebé al que habría que cuidar, alimentar, abrigar, querer y educar como cualquier otro bebé y terminaría con una personalidad e identidad únicas. Porque somos mucho más de lo que mandan los genes…”14.

La posibilidad de desentrañar los misterios del genoma humano, de clonar células embrionarias humanas y obtener artificialmente dos o más embriones donde sólo se hubiera originado uno, de programar tecnológicamente la naturaleza biológica de los organismos, ubicaría a la Biología como la expresión del conocimiento más acabado de la sociedad. Pero paradójicamente son a su vez los propios logros de esta disciplina los que, en última instancia, nos permiten oponernos al determinismo biológico. Cada hallazgo científico es un avance de la cultura, de la sociedad sobre sus propios límites biológicos. En la actualidad, las técnicas de la ingeniería genética y la ciencia en general están cada vez más involucradas con la ética y requieren una actitud de compromiso de los científicos y de la sociedad en su conjunto.

14 Alberto Kornblihtt: Lo “natural” es la tecnología”. Diario Clarín, 11 de agosto de 2002.

Determinismo biológico y simplificación de lo humano

J. Ghiglino

Es habitual suponer que nuestras conductas arraigan en difusos factores innatos, tales como el temperamento o los genes. Eso, de una forma u otra se nos enseña y lo aprendemos. Lo innato, lo heredado, adquieren así un valor explicativo de las prácticas de los sujetos en particular y de las prácticas sociales en general. Así es que tendemos a pensar los fenómenos y procesos sociales, aunque más no sea en forma implícita, en una relación de inherencia o determinación biológica. Por ende nos es difícil desarticular estas ideas -prejuicios-, no sólo en la trama de la vida cotidiana y los discursos públicos, sino en el quehacer científico. Estas ideas nos otorgan argumentos de aceptación, mistificación y justificación de las condiciones de dominación y control social.

Las consecuencias de estos argumentos son diversas, algunos pueden resultar inocuos y otros no. Veamos: dada la tan amplia gama de conductas humanas, frente a la cual no disponemos de explicaciones simples y de pronta corroboración empírica, la interpretación de lo social que apela a “teorías” biológicas, provee de respuestas “satisfactorias”. Por ejemplo, la sistemática comparación entre el comportamiento de los animales y el nuestro, como vía de resolución a múltiples interrogantes. “Teorías” que nos exculpan de toda responsabilidad en torno a la desigualdad social y problemáticas varias que intentamos soslayar y justificar (p.e. es “natural” que haya pobres y ricos). En un extremo de este tipo de interpretaciones se encuentra la afirmación de postulados racistas (p.e. la supuesta existencia de diferencias biológicas significativas entre las poblaciones humanas) o la validación de la violencia social (el supuesto “instinto de agresión”), a partir del cual las guerras y otras formas de violencia encontrarían su explicación.

Las ciencias hoy, sean la física, la biología, la psicología o la sociología en gran medida, y a diferencia de las concepciones que han predominado en el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, se orientan a pensar los fenómenos de la naturaleza y los fenómenos sociales desde enfoques que refutan la causalidad y el determinismo. No obstante, las concepciones deterministas -y en forma concomitante la simplificación de fenómenos y procesos en términos reduccionistas-, conforman gran parte del conocimiento difundido como científico en la actualidad. El reduccionismo en el trabajo científico consiste en subsumir fenómenos de un determinado nivel de análisis, p.e. el nivel socio-cultural, a otro nivel de análisis, p.e. el nivel biológico. Se produce así una reducción de la complejidad que caracteriza el primer nivel y de la complejidad en el conocimiento de los mismos

Las incidencias en el campo de lo social y de lo psicológico de toda teoría determinista, y sobre todo de teorías deterministas biológicas, no sólo son de orden teórico y metodológico. Constituyen falacias en el campo específico de la construcción de teorías científicas y a su vez operan como dispositivos que ocultan y distorsionan distintas realidades sociales.

Una falacia paradigmática es el “darwinismo social”, tendiente a legitimar en sus orígenes (siglo XIX) la “superioridad europea” en el marco de la expansión colonial capitalista. El determinismo biológico, a través de una de sus ideas centrales, la naturalización de lo social, genera formas sistemáticas que inducen a la aceptación del orden dado, sea hoy la complejidad y complejidades que encierran los procesos de globalización. El discurso económico hegemónico, entre otros, “explica” las crisis económicas en términos de “comportamiento” de los mercados, como si estos tuviesen vida propia.

Determinación biológica y potencialidad biológica

Hemos planteado ya que el sustrato argumentativo de las postulaciones racistas es el determinismo biológico15. Ejemplos de esto lo constituyen formulaciones tales como la “teoría del criminal nato” y la “craneometría”, entre otras. Estas “teorías” pretenden explicar a partir de rasgos fisonómicos, tales como el tamaño del cráneo o peso del cerebro, tendencias criminales o capacidades intelectivas diferentes entre los grupos humanos. Estas afirmaciones, de tan marcado predicamento hacia fines del siglo XIX, se reactualizan a través de formas más sutiles, como la utilización de tests de inteligencia con fines discriminatorios.

Desde este tipo de “razonamiento”, los humanos seríamos el resultado de determinaciones biológicas y no por el contrario, la expresión de la potencialidad biológica y la variabilidad genética de la especie, entendidas estas dimensiones siempre en relación con el ambiente y los procesos históricos.

“La búsqueda de la base genética de la naturaleza humana en las conductas específicas es un ejemplo de determinismo biológico. La búsqueda de leyes generadoras subyacentes expresa el concepto de potencialidad biológica. El problema no se plantea en términos de naturaleza biológica contra lo adquirido no biológico. Tanto el determinismo como la potencialidad son teorías biológicas; pero buscan la base genética de la naturaleza humana en niveles (…) diferentes” (Gould 1988 : 349).

La Sociobiología ejemplifica la primera de las teorías que menciona Gould, o sea el determinismo biológico, mientras que la potencialidad biológica da cuenta de las características genéticas que nos constituyen. Estas características abarcan desde parámetros biológicos -genotípicos y fenotípicos- a diversas aptitudes: motrices, sensoriales, intelectivas que pueden desarrollarse plenamente o no. Un niño, por ejemplo, puede tener un “oído absoluto”, como Mozart, pero si dicha aptitud no es reconocida por su entorno inmediato, sea porque ese entorno jerarquiza otras aptitudes y prácticas, y no la música, sea porque ese niño y su entorno se encuentran atravesados por carencias socio-económicas, su vida transcurrirá sin el despliegue de tal aptitud.

La naturaleza humana

La naturaleza humana ha ocupado y ocupa a los hombres en preguntas tales como: ¿qué es aquello que la caracteriza? o ¿qué es aquello que le es distintivo? Sin duda las preguntas mismas son constitutivas de su carácter, así como las respuestas, sea que provengan del campo religioso, filosófico, científico, del sentido común o del arte.

Hemos elegido aquí una breve reflexión acerca de las necesidades humanas. La cuestión de las necesidades básicas y la “función” de las instituciones en tanto respuesta a las

15 Esta crítica se centra en las concepciones biológicas de lo social, no en la Biología en sí, sino en las formas de apropiación y extrapolación de teorías biológicas a distintos campos de las ciencias sociales.

“necesidades básicas” no se agota en la instancia biológica. Toda necesidad humana es a su vez simbólica y sitúa al hombre en su propia complejidad16.

“Con la palabra complejo no estamos dando una explicación sino que señalamos una dificultad para explicar (…) si existe un pensamiento complejo (…) este no será un pensamiento capaz de abrir todas las puertas (…) sino un pensamiento donde esté presente la dificultad” (Morin 1995: 421).

La multiplicidad de los actos humanos y la multiplicidad de significaciones que invisten a estos actos, sea los modos de transformación de la naturaleza, sean las creaciones más bellas de las que hemos sido y somos capaces, como de aquellas más cruentas y atentatorias hacia nosotros y hacia los otros seres de la naturaleza, sitúa a la dimensión de la cultura como aquello que nos otorga especificidad.

“La humanidad tiene hambre, es cierto. Pero tiene hambre ¿de qué? y ¿cómo? Aún tiene hambre en el sentido literal, para la mitad de sus miembros y este hambre hay que satisfacerlo, es cierto. Pero ¿sólo tiene hambre de alimento? ¿En qué difiere, entonces, de las esponjas o de los corales? ¿Por qué ese hambre, una vez satisfecho, deja siempre aparecer otras preguntas, otras demandas? (…) La humanidad tuvo y tiene hambre de alimentos, pero también de vestidos y después de vestidos distintos a los del año pasado, tuvo hambre de coches y de televisión, tuvo hambre de poder y hambre de santidad, tuvo hambre de mística y hambre de saber racional, tuvo hambre de calor y fraternidad, pero también hambre de sus propios cadáveres, hambre de fiestas y hambre de tragedias y ahora parece tener hambre de luna y de planetas (…) El hombre no puede existir sino definiéndose cada vez como un conjunto de necesidades y de objetos correspondientes, pero supera siempre estas definiciones y, si las supera (…) es porque él las inventa- no en lo arbitrario ciertamente, siempre está la naturaleza, el mínimo de coherencia que exige la racionalidad y la historia precedente” (Castoriadis 1993:234-235).

Señalar nuestra especificidad, no significa erigir al hombre como “rey de la creación” sino destacar aquello que nos caracteriza como especie, en última instancia la capacidad de crear representaciones, imágenes, la capacidad de simbolizar que atraviesa todo acto humano en toda cultura.

16 La noción de complejidad de lo humano no excluye la complejidad de lo no humano.

Introducción

Valeria Gigliotti, Rodolfo Gutiérrez, Érica Lander y Nora Ublich

“La naturaleza ha creado diferencias, esas diferencias la sociedad las ha convertido en desigualdades” Tahar Ben Jelloun

El racismo y la estigmatización del otro

En el informe de la Conferencia Mundial Contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia aparecido a fines de 2001 se establece que, pese a todos los esfuerzos realizados durante los últimos tres decenios, un sinfín de seres humanos sigue siendo víctima de estos prejuicios y prácticas racistas. De esta manera, teniendo en cuenta no sólo la persistencia sino también el recrudecimiento de comportamientos y actitudes racistas en la actualidad -relacionados, entre otras cosas, con grupos crecientes de migrantes que se trasladan de un continente a otro en busca de mejores condiciones de vida-, abordaremos este problema desde una perspectiva crítica que nos permita comprender el fenómeno en toda su complejidad.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de racismo? Como una aproximación inicial, que más adelante analizaremos, podríamos decir que es la creencia en que un grupo humano es intelectual, psicológica o culturalmente inferior a otros. Este grupo percibido como inferior ha sido identificado a partir de ciertas características visibles en el fenotipo o en la cultura, que se generalizan como marcas de ese grupo y se interpretan como naturales y hereditarias.

Como en todo proceso relacional, esto trae aparejado la existencia del otro polo, el del sector de la sociedad que construye estas percepciones y se considera superior. Esta idea se conforma también con el intento de naturalizar y fijar las diferencias asociándolas a ciertos factores hereditarios. El grupo donde se expresa el racismo pretende sostener una supuesta “superioridad” sobre otros grupos humanos, la que tiene como base, por un lado, el establecimiento de un orden jerárquico que incluye las distintas “razas”, clasificadas algunas como superiores y otras como inferiores, y por otro lado, en la ilusión de conservar una presunta “pureza de raza” al percibir la mezcla, el contacto y el intercambio intergrupal como un mal a evitar.

Sin embargo, el problema del racismo no se agota en este aspecto, no es sólo una cuestión de opiniones o preconceptos, sino que abarca también maneras de actuar y tratar a los “otros”, sobre la base de estas creencias. Además, la supuesta “superioridad”, constituida por rasgos físicos, intelectuales, morales y/o culturales, ha posibilitado el enmascaramiento y la justificación de diferentes situaciones de marginación, discriminación, dominación y despojo registradas en diferentes etapa históricas.

Como iremos viendo a lo largo del trabajo, la aparición y vigencia del racismo es una cuestión de relaciones de poder entre grupos. Encontramos sectores que por su afán en aferrarse al poder -en todas sus formas- serán los que a través de estas creencias, opiniones y prácticas pretenderán confirmar la supuesta “inferioridad” de otros sectores, los que quedarán del otro lado, los dominados o excluidos, los considerados racialmente “distintos”, los “otros”, y por ende, “incapaces” de lograr un “desarrollo superior” en cualquier aspecto social: económico, político o cultural.

Hoy ya no puede dejar de reconocerse que el racismo es un fenómeno histórico social. Por eso, para tener una comprensión abarcadora, desde una perspectiva antropológica, será necesario abordarlo en términos de relaciones sociales y simbólicas. Además, será imprescindible analizarlo no sólo como un comportamiento sino también a partir de las consecuencias que esto acarrea en el interior del grupo sobre el cual se construyen los prejuicios y se desarrollan las prácticas discriminatorias y/o excluyentes.

Estableceremos tres supuestos iniciales a partir de los cuales podremos realizar la reconstrucción teórico conceptual del racismo: 1) El racismo es un problema social e histórico, 2) El racismo es una construcción social y 3) El racismo es una justificación ideológica.

El racismo es un problema social e histórico

El racismo es un problema social que refiere a relaciones entre grupos, no meramente a distinciones de orden físico o cultural. De esta manera, para abordar esta problemática será fundamental la permanente vinculación con el contexto histórico-social en el que estas relaciones se llevan a cabo. Así como también será necesario reconocer que las relaciones sociales se conforman a través de diversos procesos. No están fijas, sino que se construyen en el mismo devenir histórico.

El racismo es un problema social que depende de numerosas causas o factores que hacen que cada acontecimiento que se produzca deba ser entendido a través del análisis de sus particulares características y de sus lógicas diversas, presentando la aparición y el fortalecimiento de determinadas prácticas de diferenciación, discriminación y segregación frente a las situaciones cambiantes donde interactúan los grupos. Además, como proceso tiene consecuencias sociales que son las que nos permitirán abordar el problema.

No podemos comprender el recrudecimiento del racismo en la actualidad si no entendemos su vinculación con los fenómenos sociales -incluidas las migraciones masivas- en un contexto de profundización de las desigualdades, en el que se cuestiona el reconocimiento de la existencia social del inmigrante mismo, es decir, “el reconocimiento de los derechos a formar parte de un sistema social, cultural y político en una situación de igualdad” (Grimson 1999:15).

Para explicar la idea que sostenemos acerca del racismo, podríamos recurrir al caleidoscopio: cuando lo hacemos girar y según la forma en que lo hacemos, se nos van presentando distintas figuras, que al fin y al cabo siempre están formadas por los mismos elementos (desigualdad, explotación, pobreza, marginalidad, subordinación, discriminación, segregación, violencia, prejuicios, exclusión) que, de acuerdo con el contexto sociohistórico, van tomando una expresión diferente. Mientras podemos advertir una transformación externa,

el contenido permanece intacto. En este sentido, los grupos víctimas de los prejuicios y prácticas racistas fueron variando históricamente.

Por ejemplo, a partir de diversas declaraciones efectuadas desde posiciones hegemónicas en tres diferentes períodos, en nuestro país, podemos reconstruir los discursos que caracterizan al migrante.

El primer período seleccionado corresponde a los inicios del proceso de “modernización” de la Argentina, a fines del siglo XIX y principios del XX. En este contexto la ocupación del territorio, como política de desarrollo de la Nación y el aporte inmigratorio como medio para llevarla adelante, adquiere particular relevancia en los programas desplegados por el Estado.

Para los sectores dirigentes en este período era indispensable poblar el país, atraer y asentar colonos en las “zonas despobladas”, para lograr el tan deseado progreso. La forma de hacerlo provocó discrepancias vinculadas, por un lado, al origen extranjero o nacional de los sectores a los que se dirigía la propuesta y, por el otro, a los lugares donde deberían radicarse estos colonos, el interior del país o la Provincia de Buenos Aires. La Ley Avellaneda -No 817, de Inmigración y Colonización17, promulgada en 1876- fue la que finalmente dio el marco jurídico a todo el proceso migratorio y colonizador. Esta Ley no sólo convocaba a extranjeros sino que también contemplaba otorgarles facilidades para la adquisición de tierras, entre las que estaban incluidas las tierras fiscales y las habitadas por los diferentes pueblos originarios. Para esto se procedió a la expulsión y exterminio de las poblaciones indígenas que ocupaban las mejores tierras para la agricultura, para destinarlas a la radicación de los inmigrantes.

Este programa, que incentivaba la llegada de extranjeros al país, pretendía seguir el modelo adoptado en EEUU, pues se esperaba que inmigrantes de origen sajón produjesen los mismos resultados en la Argentina.

Pero la realidad marcó las contradicciones del proceso. En primer lugar, los extranjeros que finalmente llegaron no provenían de las grandes capitales industrializadas sino de las zonas más empobrecidas de Europa. En segundo lugar, la mayoría de la población extranjera no logró afincarse en las zonas rurales. Las tierras arrebatadas a los indígenas finalmente pasaron a manos privadas, impidiendo el acceso a la propiedad de la tierra a los colonos extranjeros.

En este contexto de resentimiento, frustración y rechazo, Juan Antonio Argerich, escritor y funcionario argentino, manifiesta su descontento respecto de los inmigrantes españoles e italianos que arribaron al país:

“Para mejorar los ganados nuestros hacendados gastan sumas fabulosas trayendo tipos escogidos, y para aumentar la población argentina atraemos una inmigración inferior. ¿Cómo, pués, de padres mal conformados y de frente deprimida, puede surgir una generación inteligente y apta para la libertad? Creo que la descendencia de esta inmigración no

17 “Por medio de ella el Estado promueve el ingreso de trabajadores europeos, quienes llegarán al país con el objeto de poblar la pampa y transformarla en agrícola, mediante la colonización de tierras” (Oteiza et al. 2000: 93).

es una raza fuerte para la lucha, ni dará jamás el hombre que necesita el país” (Argerich 1884; Citado en: Oteiza et. al. 2000: 19) 18.

En este período el inmigrante europeo fue estigmatizado. Se lo caracterizaba desde diferentes imágenes prejuiciosas tales como la ignorancia, la avaricia, la suciedad, la deslealtad, la falta de moral. Representaciones construidas en un período en el que la falta de cumplimiento de los planes de colonización del territorio provocó que finalmente grandes contingentes de personas no encontraran posibilidades de radicación en las zonas rurales19 y decidieran quedarse en ciudades como Buenos Aires20 y Rosario, iniciando un fenómeno de crecimiento urbano no previsto. Las casas de inquilinato -los llamados conventillos- pasaron a ser las viviendas obligadas para estos sectores, donde se combinaron la falta de servicios sanitarios, el hacinamiento y la pobreza (Suriano 1983, Páez 1976). Así, el conventillo se convirtió para muchos en un “claro testimonio de las taras hereditarias y de la inferioridad social y biológica de la inmigración meridional” (Páez op. cit.: 13).

El segundo período que elegimos para el análisis corresponde a las décadas del treinta al cincuenta. Los prejuicios racistas desde el discurso social y el político estuvieron centrados en las grandes migraciones internas. La crisis de 1930 había impactado fuertemente en el campo, provocando que gran cantidad de campesinos se trasladaran a las ciudades, principalmente a Buenos Aires. Nuevamente el aliciente para abandonar el propio lugar y movilizarse estaba centrado en la búsqueda de mejores oportunidades de vida. Esta población pasó a constituirse en el principal aporte de mano de obra para el proceso de industrialización que se desarrollaría en los siguientes años, y se profundizaría durante los dos gobiernos justicialistas. Es en este

18 Cita que corresponde al Prólogo de su novela ¿Inocentes o culpables?. Además allí expresa que escribe la novela con el propósito de “llevar la propaganda de ideas fundamentales al corazón del pueblo, para que se hagan carne en él y se despierte su instinto de propia conservación que parece estar aletargado”. En este trabajo se opone abiertamente a la propuesta oficial de brindar pasajes pagos a los inmigrantes que lo soliciten, según Argerich “es deber de los Gobiernos estimular la selección del hombre argentino impidiendo que surjan poblaciones formadas con los rezagos fisiológicos de la vieja Europa”.

19 Salvo algunas excepciones en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Otros casos de radicación de inmigrantes en el campo están relacionados con otros sistemas de trabajo que no incluían la propiedad de la tierra. Los latifundios creados luego del reparto de tierras se subdividieron en lotes para arrendarlos a inmigrantes o a argentinos sin tierras. La mayoría se convirtieron en peones, arrendatarios y medieros. En el primer caso -los peones- se repite en diferentes provincias el mismo tipo de explotación, que consiste en sueldos bajos, sistema de pago en vales, endeudamiento, alimentación insuficiente, jornadas de trabajo extenuantes, alojamientos insalubres, hacinamiento y enfermedades constantes. Y, en el caso de los arrendatarios, es el sector privado el que entrega temporariamente la tierra a los campesinos para que sean trabajadas en situación de dependencia, a cambio de una renta; cuando el contrato se vencía debían trasladarse a otro lugar. Además muchos de estos inmigrantes estaban sujetos a contratos abusivos por parte de los empresarios encargados del traslado desde Buenos Aires (Cfr. Ratier op. cit., Gori 1977, Panettieri 1982, Prieto 1988).

20 La profundidad y la rapidez de la transformación queda reflejada un una frase que refiere a ese sentimiento de invasión recurrente en las diferentes oleadas inmigratorias: “cuando se ven llegar millares de hombres al día -decía Sarmiento en 1887- todos sienten […] como una amenaza de sofocación, como si hubiera de faltar el aire y el espacio para tanta muchedumbre” (Bertoni 1992: 79).

período, de contacto y luchas, que las referencias peyorativas al “otro” se relacionaban con distinciones corporales y con elementos de orden sociocultural, que se vinculaban finalmente con la pobreza y la marginalidad.

Otra vez comienza a crecer con fuerza ese sentimiento de invasión, que remite a las relaciones conflictivas que van construyendo el espacio socio económico y político de la Nación. El migrante interno empezaba a ocupar en Buenos Aires espacios antes vedados a los sectores más desfavorecidos, se confundían con la población residente e interactuaban con ellos. Además estos sectores luchaban por sus derechos y obtenían reivindicaciones. En este sentido representaban un “peligro”, al provocar cambios significativos en la estructura social, en las imágenes de los otros y en los valores asentados en la sociedad.

De esta manera, a la idea de usurpación -de la propia ciudad, las calles, las plazas, los paseos, la ribera- se suma, en las siguientes décadas, el descontento de los sectores mejor posicionados, provocado por la movilidad social que se registraba y por la política relacionada a la clase obrera, que contemplaba el monto de los salarios pero también la legislación laboral: vacaciones, despidos, jubilaciones, feriados. Todo esto significaba mayores gastos y es lo que inquietaba tanto al sector industrial como a los sectores agroganaderos (Ratier 1976).

A nivel social se repiten los reclamos frente a la ocupación de lugares de esparcimiento, pues este proceso es vivido por los habitantes de la zona como un despojo de lo que legítimamente les pertenecía:

“Todos estos fenómenos acusan un descenso de la cultura y la moralidad popular al que es necesario poner enérgicas vallas [se reclama] una acción oportuna y decisiva (…) en pro de los derechos y bienestar de la población, a la que los grupos de indeseables perjudican con sus expresiones de barbarie o deshonestidad” (La Nación 10/3/48, citado en Ibídem: 47).

Dos imágenes ya conocidas que surgen en este período son las de “cabecitas negras” y la de “aluvión zoológico” (Margulis 1997). Fue el legislador radical Ernesto San Martino quien acuñó el calificativo “aluvión zoológico” -recurriendo a analogías del reino animal- para designar el ingreso masivo a Buenos Aires de argentinos procedentes de las provincias más pobres que, como decíamos antes, se convirtieron en obreros industriales y fueron el basamento del movimiento peronista. Descalificaciones negadoras de la condición humana, a las que durante el mismo período se le sumaron otras, como “negros”, “villeros”, y el viejo calificativo de “bárbaros”, con las que se expresaba tanto su condición social de “inferiores” como sus prácticas extrañas e inadecuadas para la vida “civilizada”.

Según Hugo Ratier, son sus hábitos, la manera de actuar, de hablar, sus costumbres, su moral, los que son estigmatizados bajo el rótulo de “cabecitas negras”, fórmula que expresa además, como veíamos, un prejuicio de clase (Ratier op.cit.: 52).

Todas estas descalificaciones colaboraron en la construcción social de lo real. El “otro” ha despertado recelos y temores en contextos determinados. Las imágenes elaboradas sobre ellos tienen un origen, pero persisten en los períodos posteriores aunque las condiciones hayan variado y pasan a formar parte del sentido común arraigado en la sociedad. Además, el

estigma construido alrededor de la diferencia ha contribuido a la reproducción de sus posiciones subalternas, restando oportunidades de cambio.

Como tercer período presentamos el momento actual, en el que las representaciones racistas continúan descalificando a la población que llega de las distintas provincias del país. Pero encontramos que además se construyen enfáticamente alrededor de los grupos migrantes de países vecinos -principalmente Perú, Bolivia, Paraguay- y asiáticos. Esta problemática, por la gravedad que reviste, servirá de ejemplo, a través de los diferentes aspectos que involucra, a lo largo de todo el artículo.

El ámbito escolar, como espejo que refleja parte de las construcciones sociales vigentes y dado que se encuentra inserto dentro de un contexto social, económico y político más amplio, es uno de los lugares que hemos tenido en cuenta para analizar este tema. Trabajos recientes, realizados sobre la diversidad cultural presente en las escuelas públicas, lo evidencian. A continuación, citamos una interacción entre docentes y alumnos en una escuela ubicada en el barrio de Flores de la ciudad de Buenos Aires, en la que los estereotipos racistas se hacen visibles:

“los bolivianos son muy lentos, atrasados, no se puede esperar otra cosa de una cultura milenaria, atrasada, (…) es natural que sea así. … vienen con una pobreza cultural…”; “El altiplano los hace más lentos, es por la falta de oxígeno”; “Los bolivianos son culturalmente diferentes, no tienen nuestra cultura, tienen otra cultura, por eso no se asean”; “A veces no los entiendo, aunque ponga voluntad, dicen botar, sorbete, a los útiles les ponen otro nombre, por eso los chicos los cargan; además arrastran la sshh, lo que hace más difícil poder entenderles…”; “Tienen pobreza en la forma de hablar, les cuesta expresarse, por eso no hablan” (Neufeld et al. 1999: 206-207).

Lentitud, atraso, pobreza, falta de aseo, dificultades de expresión, todos estos calificativos son los que en definitiva van construyendo las imágenes consensuadas a nivel social sobre los otros-bolivianos. Tienden a clasificar, generalizar y descalificar rasgos corporales, capacidades y prácticas como marcas naturales, sin establecer las relaciones existentes entre estas ideas, las situaciones de pobreza, marginación, desigualdad y explotación en las que los grupos se relacionan, propiciando a su vez su reproducción.

Sintetizando lo visto hasta ahora, podemos decir que la construcción del “otro” a través de estos discursos correspondientes a diferentes momentos de nuestra historia, revela una imagen recurrente del inmigrante como no deseado, susceptible de ser discriminado, excluido y perseguido. De esta manera, en cada contexto histórico y según las diversas problemáticas coyunturales, el “otro” es visto de forma negativa, incentivando imágenes xenófobas21, prácticas discriminatorias y racistas.

El racismo es una construcción social

21 Se define la xenofobia como el odio, la desconfianza o el miedo al extranjero que provoca rechazo.

El racismo es una construcción social que no siempre tiene como base interacciones concretas, sino también representaciones acerca del otro. Con interacciones nos referimos a las relaciones que se establecen entre los diferentes grupos o sectores sociales en la vida cotidiana. Es decir, las prácticas sociales, las maneras cómo se actúa, los estilos de vida “diferentes y distintivos”, que se definen a través de las mismas relaciones sociales. Estas prácticas se vinculan a su vez con las formas de percibir, valorar, sentir y pensar que tienen los sectores que conforman la sociedad (Cfr. Bourdieu 1985).

Las representaciones sociales son maneras de interpretar y pensar nuestra realidad cotidiana; orientan nuestra comprensión y nuestros comportamientos. En este sentido, son instrumentos para comprender al “otro”, al asignarle un lugar en la sociedad y encaminar nuestra conducta ante él. Las representaciones están constituidas por diferentes aspectos: imágenes que condensan significados, sistemas de referencia que guían la interpretación, otorgando un significado a lo que sucede y categorías clasificatorias que ordenan la realidad. Son construcciones simbólicas que se crean y recrean en el curso de nuestra experiencia, pero también integran el conocimiento que se elabora y comparte socialmente. Estas diferentes formas de interpretar son las que circulan en diversos ámbitos: familiares, institucionales, educativos, laborales, comunicacionales, permitiendo transformar lo desconocido en algo familiar (Jodelet 1984).

De esta manera, es la sociedad, en los términos de la construcción permanente de hegemonía, la que aporta los medios para categorizar a las personas, los sectores sociales y sus atributos. El intercambio con los otros en espacios previstos, en tanto que cotidianos y ya categorizados, nos permite interactuar sin necesidad de reflexionar permanentemente acerca de los “otros” y sus comportamientos. Así, al encontrarnos con un extraño podemos prever en qué espacio o categoría lo ubicaremos, y actuar en consecuencia.

Podríamos ilustrar lo dicho anteriormente con las interacciones que se dan en el autotransporte público de pasajeros, es decir el colectivo, un espacio de encuentros, de comunicación directa, entre los inmigrantes y la “sociedad receptora”. En un trabajo realizado por Alejandro Grimson, acerca de los bolivianos en Buenos Aires, se plantea que

“en ese espacio [el colectivo], se manifiestan operaciones de estigmatización y también puede haber respuestas por parte de los inmigrantes. La particularidad del colectivo es que, generalmente, las relaciones de alteridad se plantean desde una situación de anonimato. En ese marco de desconocimiento, el reconocimiento del otro puede vincularse más fácilmente a operaciones de estereotipación vinculadas al color de piel, al olor, a la vestimenta” (Grimson op. cit.: 37).

Veamos el caso de Ana que tiene algo más de treinta años y se reconoce como aymara (grupo del altiplano boliviano):

“Cuando te subes al colectivo, te tienes que agarrar de algo para no caerte. Cuando me agarraba veía que las mujeres se agarraban la cartera como si les fuera a robar. Y yo al principio me corría, me alejaba, para que no piensen eso. Pero después no. Me acercaba más y se agarraban más la cartera. Y yo me divertía. Son juegos que hago. Pero ahora no hago eso. Si

se agarran la cartera, yo me la agarro más fuerte, como si ellas me fueran a robar” (Id.).

No sólo con la palabra se discrimina. Las actitudes corporales, las miradas, también transmiten significados y conforman prácticas. Como vemos, con un sólo movimiento del cuerpo, como tomar más fuerte la cartera, por la presencia del otro que la acusa de ladrona con el mismo gesto, Ana realiza la contrarrespuesta a la operación de estigmatización de la que fue víctima. Es así que, de víctima del estigma, Ana se convierte en victimaria potencial, de acusada pasa a acusar. Pero esta acusación se lleva adelante desde una posición desigual o desfavorable, pues no todos los sectores sociales logran fijar los sentidos de la misma forma, no todos alcanzan una participación igualitaria en los procesos de producción de significados, clasificaciones y valoraciones.

En la actualidad, como planteamos al principio, vivimos en un mundo donde se registra un constante movimiento de personas, las corrientes migratorias se van acentuando tras la búsqueda de mejores condiciones de vida. Mayoritariamente se producen para constituir fuerza de trabajo más barata que la de la sociedad que los recibe y que incluso incentiva su ingreso en épocas de florecimiento económico. Pasarán a ocuparse de aquellas tareas que los locales descalifican. Es en este contexto, donde las representaciones de nativos y extranjeros se reformulan o re-significan permanentemente.

En el caso de Argentina, como en otras partes del mundo, en los últimos años la relación entre “nosotros” -el propio grupo- y “los otros” -los diferentes- se representa como una relación antagónica entre opuestos. Esta oposición toma forma al percibirse las relaciones entre estos diferentes sectores como signadas por la “competencia”, en este caso “los otros” aparecen disputando empleos, viviendas, servicios públicos, etc. (esto es lo que ocurre recurrentemente en épocas de crisis económica). Pero también este antagonismo toma cuerpo a partir de la idea de “peligrosidad social”. En este caso “los otros” quedan asociados indefectiblemente a diversas imágenes con cargas valorativas negativas: ilegalidad, inmoralidad, invasión, delincuencia, usurpación, amenaza y atraso. Volviendo sobre lo anterior, vemos que se han construido imágenes profundamente negativas sobre “los otros”, basadas en categorías clasificatorias que actúan como sistemas de referencia, orientando la acción, en estrecha relación con el contexto social en el que se constituyen.

El racismo es una justificación ideológica

El racismo históricamente ha formado y forma parte de la justificación ideológica de relaciones socio-económicas de poder y explotación de determinados grupos sobre otros. La comprensión de este problema social no puede estar desligada de los diferentes procesos de expansión del capitalismo, a partir de los cuales se desplegaron las diversas formas de sujeción ejercidas sobre los grupos subordinados.

El proceso de expansión colonial del siglo XIX pudo llevarse a cabo gracias al establecimiento de relaciones de dominación, inferiorización y deshumanización, posibilitadas por los mecanismos de opresión ejercidos desde el siglo XVI. De esta manera, las relaciones coloniales construidas alrededor de la esclavización de africanos y la explotación de las poblaciones nativas, permitieron que los “otros” no sólo fueran pensados

sino también tratados como inferiores. El hombre fue transformado en una mercancía, el tráfico de esclavos pasó a constituirse como el comercio más lucrativo; empezó a desplegarse a fines del siglo XV, creció en el XVI, se volvió rentable en el XVII y alcanzó su apogeo en el XVIII. Durante todo este período las potencias coloniales, lideradas primero por Portugal, más tarde por Holanda y finalmente por Inglaterra y Francia, fueron disputándose este lucrativo tráfico que abastecía de mano de obra a las minas y plantaciones americanas. Las mercancías intercambiadas por los hombres esclavizados se producían en el país que llevaba adelante el intercambio. De esta manera no era sólo la compañía que lideraba el tráfico la que se beneficiaba, sino que una diversidad de sectores, como los comerciantes, los abastecedores y los marinos, eran los que se veían favorecidos y colaboraban en su mantenimiento (Vela 1972).

La relación desigual entre Metrópoli y colonia, en términos de intercambios, comienza a constituirse en estos siglos iniciales, posibilitando el despegue económico-industrial de fines de siglo XVIII. Este proceso de explotación, opresión y avasallamiento, atravesado por la deshumanización de los sectores que producían y la muerte de los que lograban escapar, incentivó la construcción de imágenes negativas de los dominados. Los 400 años de dominación colonial permitieron que en el siglo XIX los estereotipos y prácticas, que toda situación colonial conlleva, se cristalizaran tanto en dominantes como dominados, los dos polos de la relación asimétrica.

En el siglo XIX, el “darwinismo social” se transforma en el pensamiento hegemónico. Doctrina que reconoce su origen en Herbert Spencer (1820-1903), pero que puede ser rastreada en gran parte de los pensadores del período. Como se expone en los capítulos sobre evolucionismo y La “naturaleza” de la naturaleza humana, es una teoría de la “selección social” que explica o justifica las desigualdades entre los individuos y las poblaciones a partir de la selección natural. El sometimiento de aquellos grupos considerados inferiores comenzó a justificarse por una “ley de supervivencia”. Quienes eran más fuertes debían imponerse, mientras que los más débiles debían desaparecer, ser sometidos o apartados, para que la sociedad no se degradara. Para esta visión, los pobres, los perezosos y los improductivos no tenían derecho a vivir a expensas de los demás, su desaparición era interpretada como un efecto beneficioso para toda la humanidad.

“Los que supriman la relación natural entre el mérito y la recompensa o beneficio se suprimirán muy pronto a sí mismos; serán aplastados por la masa de los menos aptos y la miseria derivada de ese predominio o serán aplastados por otros pueblos que no hayan seguido la política estúpida de favorecer a los peores a costa de los mejores” (Spencer 1947 [1876]: 276).

Vemos que desde el marco individualista y liberal que predominaba en la época, cualquier intervención era considerada de forma negativa: no había que evitar la competencia entre los hombres, librada en torno a los bienes de subsistencia, pues el progreso de la sociedad se lograba a través de la lucha. Por lo contrario, las interferencias alteraban el “orden natural” tanto de la economía como de la sociedad (Cfr. Harris 1997 [1968], Lewontin et al. 1991).

En este contexto ideológico del siglo XIX, la jerarquización social empieza a sustentarse a través de diferencias anatómicas perceptibles -explicación avalada por el discurso de la ciencia biológica- que, dado el contexto de expansión colonial, enmascarará las relaciones de desigualdad y explotación establecidas por el capitalismo Occidental.

La misma justificación que operó en el siglo pasado es la que sigue vigente en la actualidad, funcionando como instrumento ideológico, al caracterizar la desigualdad socioeconómica como producto de un proceso “natural”, que se presenta como justo y adecuado, dentro del actual modelo neo-liberal hegemónico, donde el éxito individual y la posición social son las claves para la inserción en el mundo. El no llegar a estas metas se explicaría, entonces, por imposibilidades personales o falta de capacidades y habilidades, más que por beneficios, posiciones favorables y privilegios reservados a los sectores con mayor poder dentro del sistema. Enmascarando el origen social de la pobreza, así, los otros, de diferentes maneras y en grados diversos, serán considerados como culpables en los períodos críticos, responsables de los problemas sociales y económicos, donde el eje estará puesto en el desempleo y la inseguridad.

Desarrollo del discurso racista

“Ya no podemos permitirnos recoger del pasado lo que era bueno y denominarlo nuestra herencia, despreciar lo malo y considerarlo simplemente como un peso muerto que el tiempo por si mismo enterrará en el olvido”. Hannah Arendt, 1950.

Es posible rastrear, en el contexto de la Modernidad -durante los siglos XVII y XVIII-, las condiciones de aparición de construcciones teórico-científicas y sociales que posibilitaron que se fuera constituyendo el racismo. La Modernidad, entendida como momento del devenir histórico occidental, es una particular mirada22 sobre la realidad y una especifica manera de actuar en ella. La visión moderna23 surge como una cosmovisión antitética a la medieval. En el seno de las estructuras políticas y económicas del mundo feudal emerge un nuevo actor social -la burguesía-, que conquistará la escena política e ideológica, configurando un nuevo mundo a su imagen y semejanza, donde el cambio, la movilidad, la transformación social y la acción racional serán aspectos que conformarán esta nueva manera de concebir la realidad. La práctica burguesa redefine el sentido de lo real, del hombre y de la naturaleza. Ahora el hombre dotado de su razón ocupará el centro de la reflexión.

22 Como un sistema de categorías que subyace a las elaboraciones teóricas y a la praxis del hombre. Cosmovisión de una determinada época histórica.

23 “Se conforma con la modernidad toda una red de significaciones que establece el modo de ver la realidad y el hombre, los hechos, las acciones, lo pensable y lo impensable, lo real y lo irreal, el sentido y el sin sentido, el bien y el mal. Conformándose el imaginario social de la modernidad” (Heller 1988: 99).

Se perfila poco a poco un nuevo discurso, la ciencia moderna, donde la racionalización del mundo -entendida como razón instrumental (razón utilitaria)- se cristalizará así bajo su órbita, erigiéndose como nuevo tribunal de verdad. En este contexto el pensamiento moderno se caracterizará por la aspiración al control y dominio de la realidad y del hombre. La ciencia postulará una imagen de la naturaleza en términos de regularidades y leyes universales, matemáticamente representables. Se abandonará la imagen de la naturaleza como una creación divina, para considerarla un complejo engranaje de mecanismos pasibles de ser desentrañados por el hombre con ayuda de su razón. La nueva ciencia se caracterizará por proponer la experimentación, la observación, la clasificación, la matematización como momentos ineludibles del método que permite dar cuenta del orden de lo real.

Es en esta época cuando el universo comienza a ser concebido como una “máquina”. Por un lado, esta máquina estará conformada por diferentes partes, donde cada una cumplirá una función separada y analizable y en la que el todo operará de modo regular y ordenado y, por el otro, será una máquina factible de ser desmontada para ser estudiada y luego reconstituida. Esta metáfora, en conjunción con la concepción de ciencia racionalista, fue utilizada para explicar tanto la realidad social como la natural. Estas nuevas características que irán definiendo la cosmovisión moderna, posibilitan además una nueva imagen del hombre, que será concebido poco a poco en el interior de una clasificación que lo presentará fundamentalmente como un ser material, orgánico, biológico. De allí los intentos, que se registran en esta época, por reducir científicamente el alma, la mente, la conciencia a aspectos puramente observables: orgánicos o conductuales.

Es por ello que la clasificación de la humanidad en razas muy distintas entre sí durante el siglo XIX, abrevará en estas interpretaciones preexistentes, que harán del cuerpo humano el laboratorio ideal para poner en práctica estas concepciones.

Las clasificaciones y el concepto de raza

El uso del concepto de raza, según el genetista Luca Caballi-Sforza, puede rastrearse en diferentes períodos como sinónimo de nación o pueblo. Sin embargo, desde la visión naturalista del siglo XVIII, el término adquiere otros sentidos. Desde este período hasta mediados del XIX el conocimiento de la naturaleza fue acrecentándose gracias a la observación empírica, la gran acumulación de datos y su posterior descripción y sistematización en grandes clasificaciones.

El naturalista y teólogo Carolus Linnaeus -Linneo (1707-1778)- es quien establece las reglas clasificatorias que permiten incluir en una misma taxonomía a todas las formas vivientes. Linneo consideraba que este ordenamiento de las formas de vida era el resultado fijo e inmutable de la Creación. Cada especie -concebida como una entidad inmodificable- estaba representada por un “tipo perfecto” y todas las variaciones respecto de este “tipo” se consideraban imperfecciones. De esta manera, la clasificación de las formas permitía un mejor conocimiento del “plan racional del creador”.

La investigación de la variabilidad anatómica del hombre cobra sentido en este contexto de creciente interés por la descripción y clasificación, donde además se lleva a cabo el debate entre las posiciones monogenistas y las poligenistas acerca del origen de las diferencias entre los hombres.

Los monogenistas, tomando como base el libro del Génesis, sostenían que el origen de la humanidad se había dado a partir de una única fuente, Adán y Eva. Su origen divino explicaba la perfección de estos representantes, pero al ser expulsados del paraíso, y a lo largo del tiempo, habrían “degenerado” en múltiples razas. La degradación habría sido menor en la raza blanca y mayor en la negra. La clasificación más aceptada era la que incluía cinco razas en un orden de jerarquía: caucásica o blanca, mongólica, malaya, americana y negra. Como representantes de esta postura se pueden mencionar al naturalista francés Georges Louis Leclerc, conde de Bufón (1707-1788), y al médico y naturalista alemán Johann Blumenbach (1752-1840), quienes defendían la supremacía de los blancos. Ambos sostenían que la aparición de las razas se debía a las condiciones materiales del entorno (clima, alimentación, modos de vida, enfermedades, hibridación, etc.) y que, por ejemplo, la pigmentación negroide que procedía de la exposición al sol tropical se transmitía de generación en generación. La solución era la exposición por un largo período de tiempo a un clima más templado para que la pigmentación volviera a su origen blanco.

Los poligenistas, en cambio, sostenían distintos orígenes para las diferentes razas, siendo sus representantes más famosos, a mediados del siglo XIX, el naturalista suizo Louis Agassiz (1807-1873) y el médico estadounidense Samuel Morton (1819-1850). También defendían la supremacía del hombre blanco y trataban de evitar el entrecruzamiento entre razas. Agassiz transmite sus prejuicios ideológicos de una manera contundente en el siguiente pasaje, opinando sobre la inconveniencia de otorgarles la igualdad de derechos a los negros porque son:

“indolentes, traviesos, sensuales, imitativos, sumisos, afables, veleidosos, inconstantes, devotos, cariñosos, en un grado solo comparable con los niños, con una mente infantil” (en Gould 1988:33).

Morton, a diferencia de Aggasiz, trató de establecer una jerarquía racial, sostenida en datos de origen empírico, basándose en las características físicas del cerebro, en particular su tamaño. Su método para medir el volumen craneal era sencillo: rellenaba la cavidad craneana con semillas y luego las vertía en un cilindro graduado y de esa manera pudo obtener el volumen craneano en pulgadas cúbicas. Luego, al no estar satisfecho reemplazó las semillas por municiones de plomo para obtener resultados más uniformes. De esta manera obtuvo un índice, que al decir de Stephen Gould, reproduce los prejuicios de todo buen yanqui sobre las razas: los blancos arriba, los indios en el medio y los negros abajo. Entre el grupo de los blancos, los teutones y anglosajones en la escala superior, luego los judíos, y por último los hindúes (Gould 1988:41).

Estas posturas, desarrolladas entre los años 1830 a 1860, impidieron durante generaciones que los diversos grupos étnicos inferiorizados obtuvieran mejoras en cuanto a igualdad de derechos y oportunidades de progreso económico y social.

Uno de los primeros intentos por refutar las clasificaciones raciales desarrolladas por los seguidores de ambas posturas proviene de los estudios del naturalista inglés Charles Darwin (1809-1882) sobre la evolución de las especies, quien dirá:

“Existe la mayor diversidad posible entre las autoridades en la materia para clasificar al hombre en una especie o una raza única, o en dos (Virey), en tres (Jacquinot), en cuatro (Kant), cinco (Blumenbach), seis (Buffon), siete (Hunter), ocho (Agassiz), once (Pickering), quince (Bory Saint Vicent), dieciséis (Desmoulins), veintidós (Morton), sesenta

(Crawford) o en sesenta y tres según Burke” (Darwin 1871, citado en: Kelso 1978: 8).

Como señalara Darwin, la dificultad que presentaba el concepto de “raza” era la arbitrariedad asociada a la elección de características o “rasgos típicos” significativos para definirlas. Dificultad que daba como resultado la existencia de un número de razas diferentes, de acuerdo con el criterio caprichoso de cada observador. Es decir que estas pretendidas poblaciones naturales en realidad eran construcciones que respondían a selecciones variables de atributos. Siguiendo los lineamientos de esta visión, el término “raza” en la actualidad pasará a definir a un conjunto de individuos de una misma especie animal o vegetal, que se diferencia de otro grupo perteneciente a la misma especie, en relación con uno o más caracteres o rasgos físicos o biológicos.

Desde la postura evolucionista de Darwin, la variación es una característica de las poblaciones. Es así como no sólo plantea la inexistencia de un “tipo ideal” sino que además demuestra la dificultad que presentaba la definición de “raza” usada hasta ese momento: los miembros de una “raza” se relacionaban por los lazos de parentesco y porque sus características observables eran “conservables y transmisibles” de una generación a otra, es decir, el término remitía a “un tipo diferente de organismo identificable dentro de una especie” (Lewontin op. cit.: 147).

Las clasificaciones raciales son irreconciliables con la teoría evolucionista darwiniana, ya que ésta se apoyaba

“sobre el cambio y la adaptación constantes, consideraba a las especies contemporáneas como el fruto de una larga sucesión de alteraciones producidas en unidades aisladas por selección natural”24 (Kelso op.cit.:11).

Los rasgos tomados como “típicos” por los naturalistas son, para Darwin, rasgos “adaptativos” a las condiciones variables del ambiente. En este sentido, las “razas” experimentan cambios permanentemente. Entonces, si la distribución de la variabilidad es temporal, la separación en razas carece de significado.

No obstante haberse aceptado a partir de Darwin que establece que todos los grupos humanos contemporáneos pertenecen a una misma especie, los científicos continuaron clasificándolos en razas, mediante la identificación de ciertos rasgos físicos, a los que se les otorgaba además determinadas cualidades.

Los monogenistas siguieron construyendo jerarquías lineales de las razas, basadas sobre valores morales y mentales, mientras que los poligenistas reconocieron la existencia de un antiguo ancestro en común, pero afirmaron que el tiempo transcurrido desde la separación de las razas había facilitado el desarrollo hereditario de diferencias significativas en cuanto al

24 “La selección natural garantiza la supervivencia del más apto, es decir, del que está mejor adaptado a un lugar y a unas condiciones. El clima, las fuentes de alimentación y la resistencia a las enfermedades son los factores más importantes” (Caballi-Sforza 1999:112). Darwin otorgó a la variabilidad un papel primordial, la consideró la materia prima de la evolución, sobre la que opera la selección natural.

talento y la inteligencia, en donde todo grupo humano de piel oscura era reducido a una posición cercana al mono.

De esta manera puede advertirse cómo la ciencia occidental de este siglo, en su afán de diseccionar la realidad, disecciona también a la especie humana, postulando en su interior estas nuevas clasificaciones: las razas. Durante la segunda mitad del siglo XIX esto permitirá “explicar” la diversidad existente y “justificar” en el mismo proceso los abusos y las desigualdades sociales. Como marcamos al comienzo de nuestro trabajo, la concepción misma de raza se vincula con intereses políticos e ideológicos, pues las clasificaciones que se elaboran operan estableciendo jerarquías: unas razas fueron concebidas como superiores y otras como inferiores.

Es importante, entonces, situarnos en la génesis y desarrollo del discurso racista con la intención de desnaturalizarlo, desentrañar de él las fuerzas destructoras de la humanidad que aclama. Conocer su historia, saber por qué y por quiénes fue dicho y sostenido, comenzar a sospechar de las distintas formas de violencia, permite extrañarnos del racismo y también saber bajo qué formas se encubre la dominación y el odio que conlleva su manifestación.

La ciencia legitimadora de las diferencias

Hemos visto como durante el siglo XIX el orden social era considerado como resultado de la acción de leyes naturales. De esta manera, las explicaciones científicas que comienzan a elaborarse en torno a las diferencias cumplen una función específica: mantener la situación imperante, en la que las desigualdades existentes no serán vistas como consecuencia de la expansión capitalista, la colonización, la dominación o el imperialismo, sino el resultado de un proceso “natural”.

El temor a lo diferente, a la diversidad de pensamientos y de costumbres, a las distintas formas de resolver las necesidades básicas y cotidianas, a las diferentes formas de amar, de pensar, de crear y de sentir, llevó al europeo a “apresar” al otro, a acorralarlo, mediante la utilización de uno de los más poderosos desarrollos de la modernidad: la ciencia, es decir, la forma occidental de comprender el mundo natural y social.

Para ello, los antropólogos, los médicos y anatomistas, entre otros científicos de la época, se sirvieron de corrientes de pensamiento que confluyeron en la segunda mitad del siglo XIX. Por un lado, la teoría evolucionista de Darwin, con la afirmación de un origen único del ser humano, y por otro el positivismo, la matematización, esto es, la “fe” en que las mediciones rigurosas podrían garantizar una precisión irrefutable.

De esta manera, surge la avidez por obtener datos empíricos, observables, medibles sobre la especie humana, que puedan dar cuenta de diferencias, distinciones, divisiones, pasibles de ser interpretadas en un esquema de evolución unilineal. Esto permitió establecer la existencia de “seres superiores e inferiores”, seres con diversas habilidades y destrezas “innatas” y seres con torpezas e imperfecciones que los acercarían a la animalidad, en el peor de los casos, o a la inocencia y pureza de pensamiento de los niños blancos europeos, en el mejor.

En este punto, es útil recordar a Stephen Gould y su interés en señalar la forma en que los científicos suelen volcar sus aspiraciones, sus deseos y frustraciones, en su objeto de estudio, la mayoría de las veces de manera inconsciente, deformándolo, en cuanto a que los

“números sugieren, obligan, refutan, pero, por sí solos, no determinan el contenido de las teorías científicas. Estas últimas se construyen sobre la base de la interpretación de dichos números, y los intérpretes suelen quedar atrapados en su propia retórica. [Los científicos] están convencidos de su objetividad y son incapaces de ver los prejuicios que les llevan a escoger sólo una de las muchas interpretaciones que sus números admiten” (Gould 1988: 62).

Dos claros ejemplos de la época se refieren a la necesidad de cuantificar y fijar la diferencia: la craneometría y el coeficiente intelectual CI.).

La craneometría

Durante la segunda mitad del siglo XIX y luego de los incipientes índices craneales elaborados por Morton, la medición de cráneos se volvió muy popular entre diversos científicos. En este período la actividad científica de moda fue la craneometría, es decir, el estudio de las medidas de los cráneos y su contenido. Científicos de Inglaterra, Francia y EE.UU. se lanzaron a una carrera frenética para ver quién encontraba, medía y coleccionaba la mayor cantidad de cráneos de diversas latitudes, en la creencia de que a mayor capacidad craneana mayor inteligencia. Muchos se fueron convirtiendo en verdaderos expertos en extraer la masa encefálica de los cráneos, frente a la presencia de cuerpos aún calientes, con la intención de pesarla y medirla. Otros se comprometían a “donar” sus cerebros después de fallecidos, para que fuesen investigados.

Se fue elaborando un índice sobre la base del tamaño y peso del cerebro, con un promedio europeo entre los 1300 a 1400 gr., y un índice craneal, que se obtenía calculando la proporción entre el ancho máximo y el largo máximo del cráneo. Los cráneos relativamente alargados se llamaban dolicocéfalos y los relativamente cortos, braquicéfalos. Los primeros se constituyeron en signos de superioridad mental mientras que los segundos de estupidez. También se creó la frenología, la ciencia consagrada a valorar las diferentes capacidades intelectuales basándose en la forma y el tamaño de las regiones cerebrales donde estarían localizadas dichas capacidades.

Uno de los dogmas de la frenología afirmaba que las funciones mentales superiores se localizan en la parte anterior del cerebro y las capacidades sensorio motoras hacia la parte de atrás. Como un ejemplo representativo de lo que estaba en juego, podemos citar el caso del médico estadounidense blanco Robert Bean (1874-1944), que luego de comparar un grupo de cerebros extraídos de una serie de cuerpos, publicó un artículo en 1906, llegando a la siguiente conclusión “científica”:

“El negro es fundamentalmente afectuoso, enormemente emocional, por tanto, sensual y, cuando recibe estímulos suficientes, apasionado en sus respuestas. Ama la ostentación y su manera de hablar puede ser melodiosa; su capacidad y su gusto artístico están por desarrollar -los negros son buenos artesanos y habilidosos trabajadores manuales-, y su carácter

presenta una tendencia a la inestabilidad ligada a una falta de dominio de sí mismo, sobre todo en lo vinculado con las relaciones sexuales: también carece de capacidad de orientación o de aptitud para reconocer la posición y la situación tanto de sí mismo como de su entorno, según puede observarse por el marcado engreimiento que suele atribuírsele. Este tipo de carácter era perfectamente previsible en el caso del negro, puesto que la parte posterior de su cerebro es grande, mientras que la porción anterior es pequeña” (Bean 1906, citado en: Gould op. cit.: 68).

La craneometría, como ciencia con pretensiones de establecer jerarquías intelectuales basadas en los diferentes tamaños de los cerebros, fue científicamente dejada de lado por irrelevante, ya que en las propias reuniones de intercambio de información, los científicos se miraban de reojo unos a otros, se medían y comparaban sus respectivas cabezas, y entre copa y copa, hacían comentarios por lo bajo sobre la gran variedad y diversidad de “cráneos” allí reunidos.

No obstante, la empresa de asignar valores biológicos para controlar y ordenar a los diferentes grupos humanos en una escala jerárquica de acuerdo con su capacidad intelectual continuó, pero a través de los tests mentales.

Para establecer el control y dominio de poblaciones es necesario clasificar, separar, entre aquellos que detentan el poder y los que obedecen. Buscar una justificación que naturalice dicha relación, que se presente como algo impuesto por la naturaleza y, por lo tanto, inmodificable es otro momento del mismo acto. La ciencia de fines de siglo XIX fue utilizada para encontrar y justificar la diferencia en lo que se puede ver: los rasgos físicos. En las primeras décadas del siglo siguiente aquello distinto se va a convertir en algo intangible, en una esencia que lentamente se va cosificando: la inteligencia.

El coeficiente intelectual

A principios del siglo XX el psicólogo francés Alfred Binet (1857-1911), fanático de las mediciones craneanas, realizó un trabajo que tenía como fin ayudar a los niños que fracasaban en las escuelas primarias francesas. Creó una serie de tareas breves, relacionadas con los problemas de la vida cotidiana (contar monedas, seleccionar determinados elementos, etc.) que supuestamente requerían cierta capacidad de razonamiento básico: dirección, comprensión, invención, crítica. No eran tests destinados a medir ninguna facultad mental, sino a resolver determinadas tareas con un mayor grado de dificultad.

Binet decide atribuir a la respuesta correspondiente a cada tarea un determinado “nivel de maduración”, definido como aquél en que un niño de inteligencia normal era capaz de realizar por primera vez con éxito dicha tarea en cuestión. Se iban realizando una serie de actividades y cuando el niño se topaba con una que no podía resolver, su “edad mental” venía dada por la edad correspondiente a las últimas tareas que había desarrollado, y su “nivel intelectual” general se calculaba restando esa edad mental de su edad cronológica real. Aquellos quienes tuvieran una edad mental inferior a la cronológica eran seleccionados para programas de aprendizaje especiales. En 1912, William Stern (1871-1938), psicólogo alemán,

sostuvo que la edad mental debía dividirse por la edad cronológica, en vez de restarse, y de esta manera nace el coeficiente de inteligencia o CI.

Es decir que en el siglo XX, siguiendo con los intereses del siglo anterior por la observación, medición y clasificación, continuarán estableciéndose vínculos entre el peso o el tamaño del cerebro y las capacidades intelectuales. En particular fueron los psicólogos norteamericanos de principio de siglo quienes se interesaron en investigar la inteligencia que fue finalmente cosificada, es decir, pensada como algo pesable y medible. Sin mayores reflexiones acerca de lo que la inteligencia era, o si tenía una ubicación física o no, se afirmaba que el CI formaba parte de la naturaleza del hombre (según términos de la época), es decir, era algo fijo e invariable, que permanecía constante durante toda la vida del individuo y que era hereditario. De esta manera se desvirtúan las intenciones originarias de Binet de crear un índice evaluativo como diagnóstico para poder desarrollar la inteligencia mediante una educación adecuada.

Estos científicos estaban convencidos de que el resultado obtenido en los test de CI señalaba el puesto inevitable que cada persona y cada grupo debía ocupar en el transcurso de su vida. No tuvieron en cuenta las distintas calidades de vida ni la diversidad cultural en las diferencias entre los promedios que registraban entre los distintos grupos humanos. Uno de los mayores adeptos a la aplicación del test fue el psicólogo Lewis Terman (1877-1956), quien consideraba que las personas con un CI de 75 o inferior deberían desempeñarse en tareas no calificadas o manuales, aquellas con un coeficiente entre 75 a 85 en tareas semicalificadas y con más de 85 en las ligadas al uso de las facultades intelectuales.

La cita siguiente nos permitirá aproximarnos a las ideas que comienzan a construirse alrededor de los test de inteligencia, pero además nos aproxima a los procesos de segregación, desigualdad, explotación, que se intentan justificar a través de ellos, y que constituyen manifestaciones de racismo:

“[Un bajo nivel de inteligencia] es muy común entre familias hispano indígenas y mexicanas del sudoeste y también entre los negros. Su torpeza parece ser racial o, por lo menos, inherente a los linajes familiares de los que provienen… El que esto escribe predice que … se descubrirán diferencias raciales enormemente significativas en cuanto a inteligencia general, diferencias que no pueden suprimirse mediante ningún esquema de cultura mental. Los niños de este grupo deberían ser separados en clases especiales… No pueden dominar las abstracciones, pero a menudo pueden ser convertidos en trabajadores eficientes… hoy en día no hay ninguna posibilidad de convencer a la sociedad de que no se les debería permitir reproducirse, aunque desde un punto de vista eugenésico constituyen un grave problema a causa de su reproducción extraordinariamente prolifera” (Terman 1917, citado en: Lewontin et al. 1991: 107).

En el mismo período, otro investigador, el psicólogo Henry Goddard (1866-1957), utiliza como blanco para aplicar sus test a los miles de inmigrantes que bajaban diariamente de los barcos provenientes de Europa del sur y el este, a quienes no dudaba en clasificar como

débiles mentales25 en su gran mayoría e incapaces para desempeñarse en tarea alguna. A gritos pedía que las autoridades de su país restringieran la inmigración, algo que recién ocurrió con la Ley de Restricción de la Inmigración promulgada en 1924. Para aquellos clasificados como “débiles mentales”, proponía, además, la esterilización y/o el confinamiento entre otras medidas, ya que su reproducción pondría en riesgo a toda la sociedad. La sociedad norteamericana fue construyendo su propia utopía de democracia, libertad e igualdad de derechos para los pocos que quedaban al margen de los “rótulos científicos”.26

Por último, el psicólogo Robert Yerkes (1876-1956) desarrolló, durante los años 1917 y 1918, una batería de test basados en la medición del CI y los aplicó a los casi dos millones de soldados reclutados para combatir en la Primera Guerra Mundial. Los soldados blancos se ubicaban primeros en la escala, luego le seguían los inmigrantes europeos (con variaciones importantes por nacionalidades) y por último los negros, que al decir de Yerkes:

“Todos los oficiales sin excepción coinciden en que el negro carece de capacidad de iniciativa, sus dotes de mando son pocas o nulas y no puede aceptar responsabilidades. Algunos señalan que esos defectos son más pronunciados en el negro del sur de los EEUU.”. (Gould 1988:203).

En todos estos casos vemos cómo los resultados de la aplicación de los exámenes eran utilizados para elaborar una escala jerárquica que clasificaba no sólo a los alumnos de acuerdo con sus “valores intelectuales”, sino también a millones de individuos, ya sea los obreros que fueron reclutados para combatir en la Primera Guerra Mundial o los inmigrantes que llegaban buscando mejores horizontes de vida, entre otros. A aquellos que no satisfacían las expectativas de los tests, se les atribuía de por vida el rótulo de incapacidad biológicamente determinada y por lo tanto verían fracasar sus expectativas de progreso mediante la educación, el esfuerzo y dedicación.

Nos podemos preguntar finalmente qué miden estos test. ¿Miden capacidades innatas o miden conocimientos alcanzados por esos individuos a lo largo de su vida? En primer lugar,

25 Durante este período eran considerados como “débiles mentales” todos aquellos que representaran una edad mental entre los 8 y 12 años en la escala de Binet, o “todas aquellas personas que [eran] incapaces de adaptarse a su ambiente y de ajustarse a las normas sociales o de comportarse con sensatez” (Goddard 1914, citado en Gould op. cit.: 161). Para estos investigadores la inteligencia y la moralidad estaban unidas, así quedaban incluidos en la categoría tanto los criminales, los alcohólicos, las prostitutas, los holgazanes, como los inmigrantes.

26 Como sostiene el investigador Hector Palma: “Desde 1875 EEUU había comenzado a poner trabas a la inmigración aunque entonces estas sólo alcanzaban a extranjeros “indeseables”, entre los que se encontraban prostitutas y ex convictos. Con el transcurso de los años fueron añadiéndose gradualmente otros grupos: 1882 “lunáticos e idiotas”; en 1903 “epilépticos e insanos”; 1907 “imbeciles y débiles mentales”. En la medida en que las restricciones iban en aumento se fueron creando procedimientos para examinar y detectar con precisión a estos grupos. Finalmente se aprueba la ley de inmigración Jonson Lodge de 1924 que establecía cuotas de inmigrantes que no debían sobrepasar el 2 % de los residentes de cada nacionalidad en EEUU. Esta ley se proponía estimular el proceso de purificación racial”. (Palma:2005:121)

habrá que tener en cuenta que la habilidad para responder al tipo de interrogantes que constituyen estos test está relacionada con la propia experiencia cultural y el posicionamiento social y económico más que a capacidades innatas. En segundo lugar, el tipo de preguntas nos remite a los intereses en juego que están detrás de estas mediciones. Dos ejemplos citados en Lewontin nos permitirán aproximarnos a estas afirmaciones, el primero relacionado a inmigrantes en EEUU.:

“Durante la primera guerra mundial el test Army Alpha pedía a los inmigrantes polacos, italianos y judíos que identificaran el producto fabricado por Smith & Wesson y que dieran apodos de equipos profesionales de béisbol. El test de Army Beta fue diseñado para efectuar una medición “no verbal” de la “inteligencia innata” de los inmigrantes que no sabían hablar inglés. El test pedía que se indicara qué faltaba en cada uno de una serie de dibujos. El conjunto incluía un dibujo de una pista de tenis en la que faltaba la red. El inmigrante que no era capaz de responder a semejante pregunta demostraba de ese modo ser genéticamente inferior a los psicólogos tenistas que inventaban tales test para adultos” (Lewontin op.cit: 110-111).

El segundo, vinculado a contenidos de la educación inicial en los colegios:

“La mayoría combinan test de vocabulario con test de razonamiento numérico, de razonamiento analógico y de reconocimiento de modelos. Algunos contienen referentes culturales específicos y abiertos: se pide a los niños que identifiquen personajes de la literatura inglesa (“¿Quién era Wilkens Micaweber?”) se les pide que emitan juicios de clase (“¿Cuál de las cinco personas siguientes se parece más a un carpintero, a un fontanero y a un albañil? 1) el cartero, 2) el abogado, 3) el camionero 4) el médico 5) el pintor”) se les solicita que disciernan qué comportamientos son socialmente aceptables (“¿Qué deberías hacer cuando te das cuenta de que vas a llegar tarde a la escuela?”) se les insta a juzgar estereotipos sociales (“¿Cuál es más bonita?”) dándoles a escoger entre una chica con ciertos rasgos negroides y una europea con cara de muñeca); se les pide que definan términos oscuros (sudorífico, homúculo, parterre). Naturalmente, las respuestas “correctas” a tales preguntas son buenos predictores del rendimiento escolar” (Id.).

Queda reflejado entonces que en realidad estos test miden los conocimientos adquiridos o el rendimiento escolar. La idea de que miden la inteligencia ha sido agregada sin una justificación válida. Además, estos conocimientos evaluados se relacionan con pautas y parámetros occidentales y de clase; de esta manera, se explica el fracaso de miles de inmigrantes en la resolución de los problemas planteados.

Esta síntesis sobre el uso y abuso de la aplicación de una vasta variedad de exámenes mentales sobre diversas poblaciones, nos permite visualizar cómo el control de los sujetos continúa sobre la base de medir, clasificar, segmentar y diferenciar sus cuerpos. La diferencia

radica en que, mientras en el siglo XIX se utilizan las características fenotípicas u observables para realizar las clasificaciones de las diferentes razas, a comienzos del siglo XX algunos científicos esgrimen como artimaña lo que no se ve, algo inasible como la inteligencia, que sin embargo será cosificable y medible. La discusión se desarrollará entre dos cuestiones: si la capacidad intelectual es innata, o si es fruto de las condiciones del ambiente en que el individuo se desarrolla.

Racismo sin “razas”: algunos debates

En el siglo XX, pese a las refutaciones que ha tenido desde distintas disciplinas biológicas, el concepto de “raza” persiste a nivel del sentido común. Esto responde a evidencias que son observables e insoslayables: la existencia de diversidad o variabilidad. Estas evidencias son esgrimidas por las concepciones racistas para afirmar que dichas diferencias confirman la gran separación genética entre las distintas “razas”. Caballi-Sforza afirma que

“los caracteres externos del cuerpo, como el color de la piel, la forma y dimensiones del cuerpo, están muy influidos por la selección natural determinada por el clima” (Caballi-Sforza 1999:131).

La adaptación al clima requiere que haya modificaciones en la superficie del cuerpo. Al ser externas, son diferencias observables y es lo que lleva a pensar que el resto de la constitución genética debe portar diferencias de la misma envergadura; pero no es así: en el resto de la constitución genética las diferencias son mínimas.

Lewontin, en su refutación desde la genética a la existencia de “razas puras”, demuestra que si bien hay genes que varían mucho de un individuo a otro, no hay ningún gen conocido que sea 100 % de una forma en una “raza” y 100 % de una forma en otra “raza”. En esta misma línea de argumentación, se plantea que el 75 % de los genes conocidos en los seres humanos no presentan variación alguna en toda la especie. Así, concluye que las diferencias genéticas entre grupos considerados como pertenecientes a “razas” diferentes son insignificantes con relación a las variaciones presentes en el interior de cada uno de estos grupos.

Lo visto hasta el momento nos lleva a plantear la imposibilidad de definir una “raza” como un grupo cerrado, base del pensamiento racista que postula la existencia de “razas puras”. Caballi-Sforza afirma que el concepto de “raza” en la especie humana no explica nada, ya que

“la estructura de las poblaciones humanas es sumamente compleja y varía de unas regiones a otras, de unos pueblos a otros. Siempre hay gradaciones, debidas a las continuas migraciones dentro y fuera de las fronteras nacionales que impiden realizar separaciones netas” (Id.:254).

Vemos que la existencia de poblaciones aisladas, que son las que permitirían el surgimiento de razas diferenciables dentro de una misma especie, queda refutada con todos

estos argumentos. Por el contrario, lo que siempre ha existido en el caso de los seres humanos, son los contactos, las migraciones, los intercambios entre poblaciones múltiples y diversas.

Por esta razón, una de las afirmaciones que en la actualidad ya no se discute es que toda la humanidad proviene de un tronco común: la especie27 homo sapiens sapiens, lo que permite explicar que el componente genético sea el mismo para todos los seres humanos. Las diferencias existentes -color de la piel, estatura, textura del pelo, características de los ojos, etc.- son sólo fenotípicas, es decir, son características observables o externas. Desde esta visión no existen las razas y tampoco aptitudes intelectuales, psíquicas o morales asociadas a estas diferencias externas.

Como señalábamos antes, la división en “razas” responde entre otras cosa a la necesidad, surgida en el siglo XIX, de clasificar la gran diversidad humana existente. En el proceso de enfatizar las diferencias, el racismo fue creando “razas” donde no existían, la “raza” se convirtió en una construcción social a partir de la cual se levantó una ideología justificadora del capitalismo industrial y sus consecuentes situaciones de desigualdad y explotación (Cfr. Lewontin op.cit.).

Podemos establecer diferentes períodos durante el siglo XX en los que resultó particularmente importante refutar desde distintos ámbitos científicos estas ideologías racistas fuertemente difundidas.

En la década del cuarenta Ruth Benedict en su libro Raza: ciencia y política, señala la confusión entre dos términos, “raza” y “racismo”. Esta antropóloga establece la necesidad de diferenciar ambos aspectos al afirmar que

“la raza es materia de cuidadoso estudio científico; el racismo es una presunción indemostrada de la superioridad biológica y perpetua de un grupo humano sobre otro” (Benedict:1941:7).

La ideología racista afirma que quienes poseen ciertas características son seres aventajados que han alcanzado una etapa superior de desarrollo o civilización; por el contrario, los que poseen características opuestas son considerados seres inferiores, estigmatizados e incapaces de alcanzar la civilización. Es en este sentido que Benedict plantea que para comprender los “conflictos raciales”, en primer lugar hay que estudiar los “conflictos”, no las “razas”, sin embargo vemos que durante las décadas siguientes la confusión persiste.

En la década del ochenta nuevamente aparece la confusión ente los dos términos; se postula que el problema podría tener una solución a partir de la refutación del concepto de “raza”, desestimando el papel de la dominación y el conflicto sobre el que el racismo se construye y refuerza. De esta manera, el genetista francés Albert Jacquard, junto a otros intelectuales y científicos, afirmaba en este período que

“el concepto de raza no corresponde, en nuestra especie, a ninguna realidad definible de manera objetiva y estable” (Jacquard 1983:26).

27 Una especie es una “entidad cerrada, es decir que la posibilidad de descendientes fértiles se da por cruzamientos entre miembros de la misma especie” (Pinotti 2004).

Se intentaba rebatir con “argumentos de la razón” las afirmaciones que subyacen a toda ideología racista: a) la supuesta existencia de “razas” puras; b) la supuesta superioridad biológica, cultural y moral de algunas “razas”; c) la legitimidad de ciertos procesos de dominación y los privilegios justificados a través de las dos afirmaciones anteriores (Cfr. Memmi 1983). Se pensaba que al demostrar la inexistencia de “razas” el racismo desaparecería, es decir, se intentaba solucionar un problema social a través de una argumentación racional.

En la actualidad, pese al paso fundamental en el reconocimiento de esta cuestión como un problema social, la imbricación de los dos términos -raza y racismo- ha continuado, sobre todo a través del desarrollo de los determinismos biológicos que han logrado sobrevivir a todas las críticas. Estas concepciones deterministas consideran que la naturaleza humana está determinada por los genes o por características físicas innatas y afirman que las causas de los fenómenos sociales se hallan en el componente biológico de quienes integran la sociedad. Estas ideas, que han constituido parte del discurso dominante sostenido por la sociedad capitalista desde el siglo XIX hasta la actualidad, mantienen un orden social injusto atravesado por profundas desigualdades -posición social, económica y política-, explicadas y justificadas por causas naturales: si estas desigualdades son consecuencia directa de nuestras biologías, ninguna acción puede modificarlas. Además, estos determinismos que propugnan la condición hereditaria de sentimientos, voluntades, pasiones y todos los comportamientos humanos, actúan como intentos de reconciliar representaciones sociales contradictorias, en una sociedad que por un lado afirma la igualdad y la libertad como las premisas fundamentales que la constituyen pero, por el otro, aparece signada por la desigualdad y las jerarquías (Cfr. Lewontin op.cit.).

Racismo: la diferencia como estigma

“Y sintió miedo, y creyó entender que ser judío ya no tenía nada que ver con Sammy, sino con los otros, los que no eran judíos y necesitaban que él tuviera esas orejas, y ese perfil, y ese miedo típico de judío” (Abelardo Castillo).

Al rastrear el proceso de construcción del racismo hemos visto que, en tanto ideología diferenciadora que conjuga ideas y prácticas, se desarrolla fundamentalmente durante el siglo XIX y gran parte del XX. Las características que adquiere en este período inicial se irán matizando y modificando con el correr del siglo XX, gracias a las diversas perspectivas sociales y teóricas que lo combatieron.

Si avanzamos sobre la definición del racismo vemos que comenzó -y en ciertos casos continúa- postulando un vínculo entre rasgos anatómicos o genéticos -reales o imaginarios- de un individuo o grupo y sus características conductuales, intelectuales, morales y/o culturales. La categoría de raza, veíamos antes, arraiga en estas cuestiones corporales. Este vínculo, además, es esgrimido en beneficio de un grupo contra otro, tendiendo a justificar ciertas

situaciones de desigualdad (dominación, privilegios, exclusión, agresiones, etc.) en diferentes momentos históricos28. Esta relación que se establece tiende a interpretar y enfatizar las diferencias llevándolas al mismo tiempo a lo absoluto, es decir, generalizándolas a todo un grupo o sector; sosteniendo también su carácter de definitivas. Los grupos conformados en este proceso, al que pertenecen el racista y su víctima, quedan enfrentados en el espacio social29.

La representación sobre el “otro” puede estar construida sobre alguna característica conductual o cultural que pasa a ser generalizada a todos los miembros del grupo social, sin reflexionar sobre las excepciones y las diversidades. De esta manera se establecen relaciones entre algunos atributos culturalmente negativos (avaricia, maldad, suciedad, pereza, etc.) y los diferentes grupos clasificados. La sola pertenencia a dichos grupos marca la presencia de algunos de estos atributos en un individuo. Este mecanismo es el que profundiza la desigualdad y el rechazo. Ha sido recurrente la construcción de imágenes descalificadoras sobre determinados grupos, más allá del atributo resaltado. Los judíos, los indígenas, los negros, entre otros, son los ejemplos que se han repetido en la historia occidental. Recordemos que, según se muestra en el capítulo sobre alteridades socialmente construidas, las identidades étnicas no son naturales ni estáticas, se construyen socialmente por los unos y los otros. Desde la representación etnocéntrica acerca del “otro” y de su comportamiento se configuran los estereotipos que definen al “otro” de manera uniforme y simplificadora y estos estereotipos son los que se generalizan a todos los integrantes del grupo. De igual forma, las posturas racistas construyen visiones estigmatizadoras30 que atribuyen capacidades y conductas a los otros como marcas naturales que se heredan de padres a hijos y que se consideran irreversibles.

Enfrentado al grupo que construye las visiones descalificadoras, se va conformando el o los “grupos racializados”, es decir, aquellos sobre los cuales la sociedad ha construido una representación o imagen racial, elaborada a partir de la selección de determinados rasgos que se suponen transmitidos biológicamente, o sea, heredados a través del nacimiento dentro del grupo considerado. Mediante este proceso de “racialización” se clasifica la diferencia por medio de una mirada valorativa que pone signos negativos a los “otros”, al atribuir comportamientos, actitudes y méritos a rasgos fenotípicos específicos. Esta construcción negativa del “otro”, que contrasta con un “nosotros” positivo, además responde a, y acentúa, un sentimiento de amenaza.

De esta manera, vemos que las representaciones sociales no sólo dan sentido a lo que sucede sino que además producen lo esperado, reproducen la realidad y a su vez la

28 Cfr. Wieviorka 1992, Llobera 1990, Lévi-Strauss 1986, Memmi 1983.

29 Con espacio social nos referimos al lugar donde se constituyen, despliegan y articulan las diversas prácticas sociales, es decir, las múltiples, opuestas y cambiantes estrategias de vida de los grupos sociales que comparten dicho espacio. En este sentido el espacio no sólo es construido sino también representado, adquiere un significado para las personas que, por medio de diferentes procesos simbólicos y afectivos, construyen lazos y sentimientos de pertenencia. En este sentido Marc Augè dirá que el lugar “es relacional e histórico, es un lugar de identidad” y construcción (Augè 2000).

30 El término estigma será utilizado para hacer referencia a un atributo profundamente desacreditador construido en relación a determinados estereotipos y marcas, de las cuales son supuestamente “portadores” algunos sujetos (Goffman 1989).

construyen. Cuando una persona tiene una representación del “otro”, construye en ese proceso al “otro”, quien a su vez responde a la imagen que se tiene de él. El “otro” es imaginado como una amenaza, es el culpable de diversas situaciones críticas asociadas a la violencia, al desempleo, a la pobreza y a la marginalidad. En esta interpretación acerca del origen de las crisis sociales se soslaya el papel del Estado, del sistema socio-económico y de los integrantes de la sociedad, favoreciendo el proceso de reproducción de la desigualdad social.

En los últimos tiempos este fenómeno adquiere otros ribetes. Albert Memmi afirma que el mecanismo “agresión-justificación”, que subyace a toda acusación o insistencia racista en la diferenciación, puede apoyarse en una diferencia biológica como en una diferencia cultural: parte tanto de la biología como de la cultura, para generalizar seguidamente al conjunto de la persona, la vida y el grupo del actor estigmatizado (Memmi 1972).

Asimismo el antropólogo argentino Eduardo Menéndez sostiene que el racismo fundamentalmente basa su acción sobre la identidad, la pertenencia a un grupo y la diferenciación radicalizada de “otro” o una serie de “otros”. En realidad, necesita de la presencia de un “otro” para poder llevar al extremo la afirmación de las diferencias culturales (Menéndez 2002). A través de la desvalorización del “otro” es posible reconfirmar y reivindicar la propia identidad amenazada, subordinada y excluida. Proceso que en períodos de crisis se profundiza. Así es que la diferencia se construye como radical, irreductible e incompatible, o sea, estableciendo la imposibilidad de llevar adelante cualquier proceso de interacción o intercambio. De esta manera, volviendo a la idea inicial, el problema del racismo no se vincula con la existencia o no de “razas”, sino con “la función ideológica, cultural o económico-política que el racismo cumple” (Id.: 222).

Es por este motivo que Menéndez nos advierte acerca del “racismo cultural”, que está siendo estudiado en Europa desde mediados de los ochenta, en el que las prácticas excluyentes y discriminatorias refieren a criterios culturales más que biorraciales31. El autor plantea que este aspecto permite reconocer que el problema central no reside en los criterios esgrimidos sino en el “sentido” dado a esos criterios y en la suma de intereses que impulsan dichas prácticas.

Lo que queda planteado como un enfrentamiento relacionado a cuestiones culturales y anatómicas encubre en realidad el enfrentamiento entre clases sociales o grupos con posiciones antagónicas, entre los que

“se apropian de las riquezas producidas socialmente y los que pugnan por sobrevivir en el contexto del mayor nivel de desigualdad conocido históricamente” (Hobsbawm, citado en: Neufeld op.cit.:35).

Decíamos al principio que desde la década del cuarenta Benedict planteaba que el problema del racismo había surgido desde la política más que desde la ciencia y afirmaba que

“si el porvenir del racismo es como su pasado, esas teorías no dependerán de hechos científicos, sino de los tratados que se firmen o se

31 Para una profundización de estos temas remitimos a Juliano 1997, Margulis 1997, Menéndez 2002 y Stolcke 1995.

rechacen y de la política internacional que esté en auge” (Benedict op.cit.:169).

De esta manera, el racismo no tiene que ver sólo con análisis académicos o científicos acerca de la existencia o no de “razas” y/o culturas diversas, sino principalmente con la función ideológica, cultural, económico y política que cumple, es decir que lo fundamental en este caso es el uso simbólico que se hace de estas diferencias (Cfr. Menéndez op. cit.).

Es importante aclarar que el reconocimiento de lo cultural como criterio significativo en la constitución de “otros” estigmatizados -modalidad que adquiere el racismo en los últimos tiempos-, no deja de lado su anterior característica, la identificación de determinados rasgos físicos persiste en las prácticas de diferenciación extrema. En todo caso, será necesario reconocer que ambos elementos, esgrimidos para valorizar negativamente la diferencia, tienen un papel fundamental en la actualidad y lo que se debe analizar es la manera en que se presentan en cada contexto en particular.

Mediante la insistencia en la afirmación de la diferencia, en la que se basa el racismo, se pretende instaurar o profundizar la exclusión o la separación del grupo racializado del resto de la comunidad y, en ciertos casos, de la humanidad, esgrimiendo una “profunda e insalvable” diferencia biológica y/o cultural, para demostrar la imposibilidad de inclusión o integración del grupo social estigmatizado. El “otro” es considerado como incomprensible, enigmático, exótico, extraño e inquietante. Va adquiriendo en este proceso los rasgos que lo llevan a su “cosificación” y/o “deshumanización”. Es de este modo que se produce y legitima la exclusión y el rechazo.

Racismo y exclusión social

Hemos visto, desde el inicio de este trabajo, que las migraciones en la actualidad han adquirido dimensiones importantes, pero no es esto lo que favorece la activación y recrudecimiento de prejuicios y mecanismos de diferenciación y exclusión. No podemos dejar de lado el contexto en el que se llevan a cabo estas migraciones, nos referimos al crecimiento de la desocupación, la marginalidad, la exclusión social, económica y política, es decir, un proceso de profundización de las desigualdades existentes. Todo esto conforma en realidad la base sobre la cual se producen los procesos migratorios y se construyen las imágenes del “otro”.

En este sentido acordamos con María Rosa Neufeld cuando plantea que la prensa:

“contribuye a legitimar, en un contexto de feroz competitividad por bienes básicos como la salud, la vivienda y la educación, la noción del inmigrante como invasor, como aquel que constituye una amenaza al orden establecido” (Neufeld op.cit.:17).

En 1993, el entonces subsecretario general de la presidencia del gobierno de Carlos Menem, Luis Prol, declaró que “los problemas sociales del país, y en especial el de los sin techo, se originan en las migraciones desde los países limítrofes” (Página 12 13/08, citado en: Oteiza 2000:17-18). Sin embargo, Grimson advierte que estudios estadísticos demuestran

que los problemas de la desocupación en la Argentina no están provocados por el proceso inmigratorio, ya que la dimensión de los primeros supera ampliamente la de los segundos. Datos estadísticos revelan que en 1991, los inmigrantes limítrofes no alcanzaban el 3 % de la población argentina y el índice de desocupación superaba el 5 %. Pasados cinco años, en 1996, el índice de desocupación superó el 17 %, lo que quiere decir que, si se hubiera debido a la ola inmigratoria, el número de residentes extranjeros debería haberse triplicado en esos cinco años, y esto no fue así. Por lo tanto, culpar a los inmigrantes por los efectos del ajuste neoliberal, el aumento de la desocupación, la proliferación de la pobreza, la epidemia del cólera, entre otras cosas, constituye falsear la realidad, alentar la xenofobia, la discriminación y la violencia (Grimson op.cit.).

Vemos que en la actualidad los migrantes y la discriminación, con su carga de racismo, son temas de debate y análisis en los medios de comunicación, en diversas organizaciones de derechos humanos y en instituciones académicas. Se conforman posicionamientos sobre los migrantes que van desde la hostilidad, pasando por la neutralidad, hasta llegar a la pro- migración. A pesar de todas estas acciones, participaciones y debates y de la difusión de los mismos por ciertos medios, la discriminación racial y la xenofobia no desaparecen, sino que tienden a constituirse como hegemónicas.

El crecimiento de los conflictos sociales y la difusión permanente de visiones descalificadoras que estigmatizan al “otro”, al “fijar atributos profundamente desacreditadores” en las representaciones sociales, permiten que los problemas discriminatorios se profundicen y alcancen diferentes niveles de la realidad. Además las expresiones que se elaboran alrededor del “otro” dan cuenta de las dificultades que presentan las relaciones entre los locales y los migrantes: son vistos como una amenaza y una carga, relacionados con situaciones delictivas y culpabilizados por la falta de trabajo entre otras cosas. (Neufeld op.cit.). El “otro”, víctima de la miseria, la recesión económica y los sucesivos reajustes capitalistas, termina convirtiéndose en victimario, responsable de todos los problemas y las desigualdades existentes. Como ya vimos, esto no sólo enmascara los orígenes sociales de la pobreza, sino que además justifica los programas de control demográfico a través de políticas de inmigración discriminatorias, a la vez que constituyen la forma política que adopta el racismo en la actualidad, como veremos al tratar el punto sobre los diversos planos del racismo.

Verena Stolcke relaciona la profundización de las diferencias culturales con ciertas tendencias seudocientíficas32, que posibilitan la difusión de ideas que propugnan la separación cultural y la exclusión social. Al presentar el etnocentrismo de manera exacerbada, estableciendo que las relaciones que las diferentes culturas pueden mantener entre sí serán hostiles y destructivas por naturaleza, se concluye justificando y legitimando actitudes que excluyen al “otro”. Desde estos argumentos se relaciona la xenofobia -definida como la desconfianza o miedo al extranjero que provoca rechazo- con una tendencia “natural del ser

32 Nos referimos a la sociobiología, teoría pseudocientífica que pretende establecer la base biológica de todo comportamiento social y que sostiene la existencia de instintos básicos en el hombre. Se apropia de los resultados del estudio del comportamiento animal -etología- y los extrapola para explicar el comportamiento social humano. Al plantear la existencia de esquemas innatos que han permitido la supervivencia de la especie y que han sido seleccionados por resultar adaptativos se llega a la conclusión de que estos comportamientos son óptimos. El odio al extraño y el instinto agresivo son ejemplos de la manera en que la naturaleza ha diseñado nuestro comportamiento.

humano” a temer y rechazar a los intrusos por ser diferentes. De esta manera, la única opción posible es la de mantenerse aislados. Es así como, en lugar de hacer un ordenamiento jerárquico con las diferentes culturas, lo que propone este “fundamentalismo cultural” es segregarlas en el espacio. (Stolcke op. cit.) Es un discurso que pretende retomar, de manera disfrazada pero evidente, los postulados de la “pureza de raza”.

Manifestaciones del racismo

El racismo puede ser analizado a partir de sus diferentes expresiones o manifestaciones. Michel Wieviorka en este sentido distingue tres líneas de abordaje: las opiniones que se basan en los prejuicios, las conductas o prácticas que se manifiestan en la discriminación, la segregación y la violencia y las elaboraciones doctrinarias o las ideologías. A continuación nos ocuparemos de las dos primeras líneas.

Prejuicios

Podemos definir el prejuicio33 como un “juicio que construye la realidad del otro de manera predeterminada”, no es una idea formulada a partir de una experiencia concreta, pero tampoco se modifica al producirse esta experiencia o al recibir críticas acerca de lo que se formula (Wieviorka op. cit.). Son ideas construidas en torno a evidencias inadecuadas e incluso imaginarias, a través del conocimiento cotidiano y del sentido común.

Para referirnos al proceso de conformación del prejuicio en general podemos retomar lo visto, en el capítulo sobre etnocentrismo acerca de la simplificación en el conocimiento del otro o la construcción de estereotipos. A partir de este conocimiento exterior del otro se tiende a unificar y simplificar, sintetizando las características percibidas (anímicas, intelectuales, de imagen), bajo el rótulo de “lo típico” de ese otro, es decir, homogeneizando las diferencias. De esta manera se atribuyen a todos los miembros del grupo las mismas características. Además, estos rasgos compartidos son naturalizados, es decir, se los acepta sin cuestionarlos, se desconoce que han sido construidos históricamente. Se explican por la cultura, la herencia genética, las características anatómicas, según el tipo de prejuicio al que hagamos referencia, obviando la situación de desigualdad socioeconómica en que se encuentran los grupos sobre los que se construye el estereotipo.

Sin embargo, ya hemos visto que estos prejuicios naturalizados son construcciones sociales que se gestaron históricamente, tienen un origen, una causa, aunque ésta sea ignorada o desconocida. Con frecuencia se construyen como imposiciones originadas en diferentes instancias de poder como parte del discurso hegemónico, legitimador de una situación dada -que puede ser de dominación, subordinación o rechazo- y que con el tiempo termina siendo aceptada como válida. La mayoría de los prejuicios tienen entonces un origen social no sólo individual; son esquemas ya elaborados a partir de los cuales actuamos y permiten “integrar” o “cohesionar” la identidad del nosotros frente a los otros discriminados. Estos estereotipos

33 Los prejuicios no sólo se construyen alrededor de características biológicas o culturales, sino que también pueden tener como base otros referentes como la clase social, el género, la etnia, las preferencias sexuales, entre otras cuestiones.

conformados se manifiestan en representaciones diversas, en conceptos y en actitudes, desde el comportamiento cotidiano hasta el comportamiento institucionalizado y hegemónico en el ámbito político, educativo o difundido a través de los medios de comunicación, la literatura, el cine, entre otros (Perez Montfort 1996).

Con relación a las representaciones que se elaboran sobre los “otros” y como ejemplo de prejuicio racial podemos seguir el análisis de un caso, trabajado por Neufeld, en torno al material didáctico para uso escolar elaborado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 1994, donde se produce una “asociación irreflexiva y peyorativa que asocia a algunos grupos de inmigrantes latinoamericanos con el robo, el tráfico de drogas o la suciedad” (Neufeld op.cit.:41). De esta manera, en el audio de un video educativo sobre las adicciones se escucha la voz de un traficante de drogas relatando cómo se lleva adelante el comercio: “La boliviana pasa la merca desde el norte y la distribuye, bah… puede ser boliviana o jujeña o salteña” (Ibídem).

La autora concluye que en esta afirmación generalizadora no sólo se difunde la idea de que los bolivianos trafican droga sino que además, y por extensión, se afirma que los salteños y los jujeños también lo hacen. Todo esto contribuye a reforzar otras representaciones prejuiciosas que los mismos alumnos ya tenían incorporadas, provocando el siguiente comentario: “si estás en la estación de Flores, cuando ves que se te acerca uno mal vestido, sucio, un negrito, tenés que escaparte” (Ibídem:42).

Otro ejemplo interesante es la divulgación de prejuicios discriminatorios que se dan a través de los medios de comunicación. La idea de “invasión” construida alrededor de los procesos migratorios actuales es algo recurrente en diferentes partes del mundo. Esta idea está además vinculada a los sentidos de “peligro” y “miedo”, que en el caso de los movimientos migratorios, se manifiesta en el temor a ser invadidos por una diversidad incomprendida. En ciertos casos34, esto queda reforzado por la intencionalidad atribuida a la invasión: es “silenciosa”, se oculta, se enmascara, se expande. Todos estos recursos discursivos no parecen productos de la casualidad; adquieren pleno sentido en el contexto de desocupación y de grandes conflictos sociales y económicos del período. En este mismo ejemplo también está presente el recurso ideológico al “miedo a la invasión”, que se fortalece y confirma asociándolo a la necesidad de “protección”, “control”, “seguridad”, “defensa” y “salvaguardia” de niveles de bienestar adquiridos por la población con anterioridad a la supuesta “amenaza” recibida. Estos argumentos son los que posibilitan ciertas propuestas para solucionar el problema, centradas en el reforzamiento de la seguridad y, por ende, de las estrategias represivas y discriminatorias que terminan provocando el tratamiento penal de la inmigración y la pobreza.

En el ejemplo tomado del número de la revista La Primera, en el que la inmigración es nota de tapa, se ve cómo los inmigrantes o los “responsables de esta invasión” en un primer momento, en la portada, quedan definidos de manera imprecisa: “La Invasión Silenciosa”. Pero en las notas de la revista van adquiriendo forma más definida: en primer lugar son calificados como “inmigrantes indocumentados”, más adelante pasan a ser “…inmigrantes que no son los soñados por Sarmiento y Alberdi, no vienen de las capitales de Europa. Llegaron de Bolivia, Perú y Paraguay”, y finalmente quedan definidos como los que “trampean para obtener la ciudadanía argentina”.

34 Cfr. Revista La primera de la semana, 4 de abril de 2000.

Esta idea de “invasor” asociada al “otro” se relaciona con otras clasificaciones diferenciadoras utilizadas en nuestra sociedad cotidianamente. Nos referimos a “bolita”, “paragua”, “villero”, “negro”. Los rótulos que se esgrimen en los discursos están cargados de sentidos, a través de ellos se le asigna al “otro” un lugar en la sociedad; permiten evaluar y actuar pues son valorativos y orientadores. Como decíamos al principio de este trabajo, estos sentidos involucrados, conforman un conocimiento que circula en diferentes ámbitos de nuestra vida diaria. La valoración o interpretación racista de la diferencia además da comienzo a un doble movimiento: al mismo tiempo que demuestra la inferioridad del “otro” victimizado, prueba la superioridad del racista. Una demostración es la que confirma la otra. De esta manera, la estigmatización del “otro” se transforma en mérito o beneficio del acusador (Memmi 1972).

Mario Margulis sostiene que “bolita” es un término que abarca colectivos distintos designando despectivamente a los extranjeros de países limítrofes pero también a los santiagueños, tucumanos, salteños etc. -y lo veíamos en el ejemplo analizado por Neufeld-. Esta representación del “otro” que nutre nuestra percepción de la realidad, está respondiendo a “un juego sociocultural perverso” que vincula diferentes cuestiones: pobreza, rasgos corporales, exclusión social y económica. De esta manera, este estereotipo discriminatorio tiene como base diferencias centradas en el cuerpo, en la condición económica o en la cultura.

“Se mezcla la etnicidad con la pobreza en las manifestaciones más visibles de la discriminación, y el rechazo a lo diferente se combina con el temor al despojo” (Margulis op.cit.:57).

Siguiendo con las otras expresiones del racismo, nos encontramos con tres ejemplos diferentes dentro del orden de las prácticas sociales. Si bien cada una de ellas presenta dinámicas propias, se construyen alrededor de las representaciones y percepciones con cargas valorativas que se elaboran sobre los otros y sobre el propio grupo, es decir, están conectadas a los procesos de construcción de prejuicios. Además producen efectos concretos sobre quienes las padecen.

La discriminación

Podemos definir la discriminación35 como una práctica que impone al otro36 un trato diferenciado, si bien lo incorpora en los diferentes ámbitos de la vida social lo hace desde formas que lo inferiorizan. Puede adoptar procedimientos indirectos o directos. En el último

35 Las clasificaciones manejadas por el INADI -Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo- para definir las manifestaciones discriminatorias en la sociedad argentina no se agotan en las trabajadas en este artículo sino que se reconoce una gran variedad de expresiones discriminatorias que se asientan en: el cuerpo (discapacidad o enfermedad), lo biológico, la nacionalidad, el género, la adscripción étnica, la edad, los factores económicos y la religión (dentro de esta manifestación el antisemitismo queda separado por sus características particulares).

36 Los atributos esgrimidos en los procesos de discriminación pueden ser diversos, la diferenciación puede ser por género, por edad, por religión, etc., es decir, no sólo consiste en resaltar atributos que remiten a la supuesta existencia de razas.

caso al negar de forma directa ciertos derechos a los grupos estigmatizados o “racializados”, en gran parte, extranjeros o inmigrantes. El acceso a ciertos servicios o actividades sociales, no se lleva a cabo en igualdad de condiciones con respecto al resto de la población, los locales.

En este sentido, proponemos pensar, como ejemplo, en las leyes de inmigración de ciertos países, como el caso de España, que niegan el derecho de trabajo en igualdad de condiciones, solicitando contratos laborales para entregar las visas, situación que favorece la llamada “ilegalidad” laboral en los inmigrantes. Creando además categorías diferenciadas: los ciudadanos plenos que se benefician con todo lo que el sistema les ofrece y los excluidos de esta ciudadanía plena (Leflaive-Groussaud 2000).

En este mismo orden se ubica un ejemplo de discriminación trabajado en la Revista Hecho en Buenos Aires37, donde se transcribe un párrafo del decreto 1023/94 del entonces presidente de la República Carlos Menem, donde se fijan una serie de:

“impedimentos para ser admitidos y/o permanecer en el país [en referencia a los inmigrantes]: alienación mental en cualquiera de sus formas o personalidad psicopática, enfermedades transmisibles, discapacidad física o psíquica o enfermedad crónica que disminuya totalmente su capacidad para el trabajo (…) pueda presumirse que se trata de una persona inútil por carecer de arte, industria, oficio, profesión, o cualquier otra circunstancia que a juicio del Ministerio del Interior lo señale como de dudosa capacidad para integrarse a la sociedad” (Rev. Hecho en Bs. As. 2004).

En este mismo artículo, además, se denuncia que la Ley General de Migraciones y Fomento de la Inmigración promulgada en 1981, ley 22.439, vigente al momento de escribir la nota, era la misma que regía durante la dictadura militar. Esta Ley formulaba políticas restrictivas que profundizaban las actividades de control por parte de diferentes funcionarios y empleados públicos (médicos de hospitales, docentes, empleados de registros civiles, policías, etc.), quienes estaban obligados a denunciar a los inmigrantes sin residencia legal; además contemplaba la posibilidad de expulsarlos si el caso lo requería así (Oteiza op. cit)38.

37 Revista Hecho en Buenos Aires, enero de 2004.

38 El 17 de diciembre de 2003 fue sancionada una nueva Ley de Política Migratoria, Ley 25.871, que deroga La Ley General de Migraciones (22.439), y fue promulgada de hecho el 20 de enero de 2004. Entre los derechos y obligaciones establecidos se apunta como logros fundamentales los referidos a los derechos humanos, violados sistemáticamente por la Ley anterior. En el artículo 6 de esta nueva Ley se establece “el acceso igualitario a los inmigrantes y a sus familias en la mismas condiciones de protección, amparo y derechos de los que gozan los nacionales, en particular lo referido a servicios sociales, bienes públicos, salud, educación, justicia, trabajo, empleo y seguridad social”. Por otra parte se elimina la obligación de denuncia por parte de los funcionarios públicos dando, además, intervención a la Justicia en detenciones y expulsiones. (Cfr. Ley 25.871 y Revista Hecho en Buenos Aires, año 4, No 58 [2005]). Sin embargo durante el mes de julio de 2006 esta Ley aún no había sido reglamentada y tampoco era aplicada por las instancias públicas correspondientes. Si bien había derogado la Ley anterior, seguían vigentes los decretos 1023/94 –Reglamento de Migración- y 1117/98 –Prohibición del cambio de categoría migratoria en territorio argentino-, hasta que se terminara con la regularización de la situación de los residentes extranjeros (CELS, Comunicación

La segregación

Algunos casos de discriminación pueden dar paso a la segregación, que consiste en mantener al “grupo racializado” a distancia. Es decir, este proceso discriminatorio se profundiza al provocar la expulsión del grupo “racializado”. También puede tratarse de una delimitación de los espacios donde estos grupos pueden habitar, trabajar o permanecer; espacios que sólo pueden ser abandonados en determinadas condiciones de restricción. El ejemplo de segregación total fue -como se vio en el capítulo Del colonialismo a la globalización- el Apartheid sudafricano, donde el espacio y la movilidad estaban totalmente reglados desde el Estado por medio de leyes que restringían los derechos de residencia, circulación, empleo e incluso lugares de esparcimiento, iglesias, clubes, transporte público y deportes.

Otros procesos de exclusión territorial se van conformando por actitudes vinculadas al rechazo y al miedo, que van circunscribiendo el espacio vivido y ocupado. Se establecen límites simbólicos que delimitan el espacio por el que se circula. El desprecio, la sospecha y el temor favorecen el aislamiento y la separación de diferentes grupos; el no transitar por algunos lugares, y el representar ciertos espacios como peligrosos y amenazantes, va consolidando estos límites que distinguen las zonas vividas como propias de las consideradas desconocidas e inquietantes.

De esta manera, la segregación racial no favorece la participación sino el confinamiento en las zonas donde se reside; espacio que, por otra parte, a veces puede ser disputado por otros habitantes pero que ante la imposibilidad o falta de interés por la integración o cohabitación, termina siendo abandonado (autosegregación). Es decir, en muchos casos encontramos una concentración de grupos de inmigrantes en lugares apartados que han sido dejados por las poblaciones locales. Espacios que por sus mismas condiciones precarias permiten la persistencia y afianzamiento de la miseria a través de la exclusión espacial, social y económica: falta de condiciones adecuadas en las viviendas, desigualdad en el acceso a la educación y los servicios, la atención sanitaria y el empleo.

Para algunos autores, en la actualidad la segregación racial se esconde tras el disfraz de la “defensa de la diversidad cultural” que propugna el multiculturalismo y la aplicación de políticas que defienden las fronteras o límites dentro de los cuales ese otro diferente -extranjero o inmigrante- podrá moverse (Juliano 1997, Stolcke op.cit.). El multiculturalismo conlleva la idea de que la gente es irreductiblemente diferente por tener culturas distintas que condicionan de manera definitiva sus conductas. Desde esta postura se concibe a la cultura y la identidad como un conjunto de elementos fijos, inmutables e integrados que provienen del pasado, perspectiva que da lugar a los enfrentamientos ante la existencia de diferencias culturales irreconciliables ente los grupos. Sin embargo hay autores que desde otra postura plantean la posibilidad de una interacción social entre los grupos, sosteniendo una idea diferente acerca de la cultura y la identidad, percibidas como “conjunto de estrategias de interrelación”. Es decir, considerándolas de manera dinámica, teniendo en cuenta las contradicciones, las ambigüedades y los conflictos, aspectos que posibilitan la transformación

personal).

y resignificación cultural permanentes sin plantear necesariamente el enfrentamiento social (Juliano op. cit.).

La violencia

Por último el racismo puede manifestarse tanto a través de la violencia física como simbólica. Por un lado, la violencia puede tomar diferentes formas, que van desde matanzas, atentados, linchamientos, hasta persecuciones, amenazas o agresiones, perpetradas contra distintos “grupos racializados” en las interacciones cotidianas. Por otro lado, no podemos desconocer que cualquiera de las manifestaciones vistas anteriormente (prejuicio, discriminación, segregación) conlleva diversos grados de violencia al inferiorizar y descalificar al otro.

Sin embargo, en muchos de los casos actuales, la violencia es ejercida por sectores con “poder de policía” de los Estados, como efecto del tratamiento penal de la inmigración. Por ejemplo, una falta de carácter administrativo: no tener en regla la documentación, queda asociada con un acto delictivo y sospechoso, situación que legitima el tratamiento violento contra el inmigrante.

El siguiente texto nos permitirá comprender que la violencia puede manifestarse de diferentes formas, puede ser directa, indirecta o simbólica. A veces estas formas que va tomando pueden darse por separado, otras aparecen unidas en un mismo episodio.

“Tenía el dinero justo para el boleto de ida, y para su disgusto, se encontró con las oficinas cerradas. No pensó en pedirle a alguien las monedas para viajar; se dispuso a emprender a pie el regreso desde Palermo hasta Wilde. Cansado y con hambre, ya en plaza del Congreso se sintió desorientado y buscó ayuda en quien le pareció más lógico: un policía. “¿Dónde queda Constitución?”, fue su pregunta. Para su sorpresa, el uniformado no repuso, y con cara de enojado le reclamó “¡Documentos!”. Algo confuso, Eugenio le tendió lo que pensaba sería suficiente: la ajada tarjeta de la empresa donde trabajaba. Como en tiempos de Martín Fierro, la papeleta que acreditaba su dependencia de un patrón debía bastarle a un pobre para andar lejos de su casa. “Esto no sirve –arguyó el agente- ¡Te voy a llevar a la comisaría… por vagancia!” Cuando nos lo contaba, Eugenio repetía una y otra vez: “Vagancia, decía… ¡y yo le mostraba que trabajaba!”. Pasó en consulta a un oficial, del que recibió sólo insultos, hasta que los buenos oficios de un anciano, jubilado, que presenció el incidente lo libraron del calabozo. Ese hombre le permitió, dándole unos pesos, proseguir aterrorizado su camino, ahora en colectivo hacia el refugio de la villa” (Ratier 1985: 78).

Este ejemplo, protagonizado por un correntino en Buenos Aires, fue tomado del libro de Hugo Ratier Villeros y Villas Miserias, editado por primera vez en 1972, resulta de una actualidad inquietante. Podemos encontrar situaciones similares en nuestra experiencia cotidiana en la ciudad de Buenos Aires, situaciones que han sido plasmadas en una película

reciente -2002- del director Adrián Caetano, Bolivia, donde se denuncia no sólo la violencia implicada en la discriminación social, la segregación espacial y el tratamiento policial, sino también los procesos de construcción de las imágenes elaboradas sobre los “otros” y la fuerza que adquieren en las representaciones y las prácticas cotidianas.

Los planos y niveles del racismo

Este problema social también puede ser analizado desde los distintos niveles y planos en los que se presenta. En determinadas coyunturas históricas la intensidad e integración de estas diferentes manifestaciones (desarrolladas en el anterior apartado) marcan la profundización del problema.

Los niveles que distingue Wieviorka son cuatro: infrarracismo, racismo fragmentado, racismo político y racismo total. Los dos primeros niveles corresponden al plano infrapolítico y los dos últimos al plano político.

En algunos momentos las distintas expresiones del racismo pueden manifestarse en forma fragmentada, dispersa, sutil y menos integrada, sin tener necesariamente una base de sustentación ideológica, sino que pueden presentarse en las relaciones sociales cotidianas, de manera abierta o encubierta, a nivel personal o grupal. En este caso estamos frente a lo que Wieviorka ha llamado plano infrapolítico. Cuando el racismo ha alcanzado un mayor nivel de radicalización, organización y desarrollo, e incluso existe una ideología política que lo sustenta, es cuando el fenómeno se ha convertido “en una fuerza irresistible, una lógica de acción ilimitada y sin frontera, [una] fuerza de movilización colectiva” (Wieviorka 1992:105). Este plano, por su intensidad e integración, define el pasaje del racismo al ámbito de lo político. En ciertas coyunturas inclusive se encuentra estructurando la vida política y social.

Diversos autores han construido clasificaciones que permiten establecer diferencias sobre la base de la intensidad e integración que adquieren las representaciones y prácticas racistas. Hemos seleccionado la clasificación construida por Wieviorka porque demuestra la complejidad del fenómeno desde diferentes aspectos y nos aleja de consideraciones, basadas en el sentido común, que perciben al racismo como un todo. Incluso para algunas concepciones pareciera que debiera existir alguna manifestación extrema -el exterminio de algún grupo- para hablar de racismo. Pero ya tenemos sobradas experiencias acerca de la complejidad de lo social; se van estableciendo diferentes niveles y profundidades en las problemáticas que hemos trabajado, que se vinculan a las relaciones entre grupos y sectores. El prejuicio es ya una manifestación del racismo, no es posible desestimarlo como problema que envuelve las interacciones cotidianas y que son causantes de incomodidades, desigualdades e injusticias sociales.

Para marcar esta multiplicidad de formas que adquiere el racismo Wieviorka establece los diversos grados o niveles en los que se presenta el problema, los que señalan cómo se amplía el espacio ocupado en la sociedad por el racismo. Cuando el espacio se amplía, el grupo racialmente discriminado y segregado pierde paralelamente lugar en la sociedad donde poder constituir y desarrollar diferentes prácticas sociales.

Infrarracismo

Es el más sutil, donde los prejuicios y las prácticas se ocultan o disfrazan en el accionar cotidiano. Es el que está más diseminado y se manifiesta en las interacciones diarias entre vecinos, comerciantes, compañeros de trabajo, medios de comunicación, etc., y los “grupos racializados” como los inmigrantes de países limítrofes o asiáticos en nuestro país. Las expresiones son indirectas, en ciertos casos, si bien no se plantea una inferiorización del otro se afirma que los derechos otorgados a estos inmigrantes implican una discriminación hacia la población local; estableciendo una situación de competencia por empleos, vivienda, salud, educación, entre otras cosas. Un indicador de esta forma de racismo es el intento por esconderse tras la afirmación de que “no es racismo”, es decir, que sólo se intenta salvaguardar derechos inherentes a la población local:

“Nosotros pagamos los impuestos con mucho sacrificio y ellos [refiriéndose a los inmigrantes limítrofes], tienen hospitales gratis, comedor escolar gratis…”; “mis abuelos eran inmigrantes pero le dejaron al país el Hospital Italiano, el Hospital Español, estos qué nos dejan?” (Neufeld op.cit:204).

Otros ejemplos pueden ser los que aporta Menéndez, bajo la categoría de “racismo cotidiano”, y se relacionan con episodios de violencia racial contra grupos específicos: bolivianos, peruanos, coreanos, en las “hinchadas” de fútbol, donde se exhiben símbolos nazis y se escuchan cantos antisemitas (Menéndez 2002:188).

En este nivel, entonces, las manifestaciones -representaciones y prácticas racistas- no sólo están desarticuladas sino que son difusas y localizadas. Los prejuicios y la discriminación toman formas ocultas e indirectas sin presentar relación con doctrinas explícitamente racistas.

Racismo fragmentado

Aunque sus manifestaciones son más evidentes y la frecuencia en la que aparecen es mayor, aún continúa presentándose de manera disgregada. Las ideas que lo refuerzan figuran en publicaciones diversas y en grupos influyentes a nivel social. Pero la ausencia de políticas favorables hace que este proceso no pueda profundizarse.

Distintos discursos nos permiten ilustrar la forma que toma este nivel de racismo en los medios de comunicación, alentando comportamientos sociales, tales como la discriminación y la segregación de diferentes grupos:

“Toda inmigración debe ser hoy selectiva por necesidad y no por xenofobia. Debe ser limitada por falta de recursos y de oportunidades de trabajo de los argentinos y no por racismo. La inmigración hoy no nos hace falta y hasta puede ser contraproducente” (Revista La Primera 2000:9).

En otras columnas de esta revista, los argumentos tienden a reforzar la idea de “invasión” y “peligro”, estableciendo una oposición total e insalvable entre un “nosotros” y

un “otro” extranjero, portador de una cultura diferente y de valores opuestos como la ilegalidad, el abandono, el retraso, la inmoralidad y la vagancia, concluyendo lo siguiente:

“En los barrios donde se instalan [los inmigrantes bolivianos], los porteños se convierten en extranjeros. Los expulsan de su propia ciudad el mal olor, la basura y las peleas callejeras” (Id.).

El mercado de la vivienda es otro ejemplo en el que se manifiesta el racismo fragmentado, negando el alquiler a miembros de “grupos racializados” o exigiendo precios mayores e inclusive orientando la búsqueda de viviendas hacia zonas determinadas, lugares donde los servicios y escuelas se encuentran en peores condiciones. Estas prácticas discriminatorias basadas sobre estereotipos que fijan atributos desacreditadores en el “otro”, dan lugar finalmente a situaciones de segregación. Otras situaciones de este tipo de racismo se vinculan a la segregación escolar, la negativa de acceso a ciertos servicios, a entrar a bares o discotecas, entre otras cosas.

Racismo político

En este plano las manifestaciones están presentes con un mayor grado de articulación. El racismo pasa a ser “principio de acción de una fuerza política”, que esgrime la diferencia y la supuesta jerarquía de un grupo sobre otro a través de la unificación y organización de prácticas y discursos. En este nivel se alcanza una instancia de institucionalización, al contar con intelectuales, dirigentes sociales y organizaciones políticas que permiten que el racismo se transforme en una fuerza movilizadora que articula estas representaciones y manifestaciones, estructurándolas y legitimándolas ideológicamente. En este sentido, se apoya en fuerzas políticas que construyen sus discursos alrededor de planteamientos racistas: el surgimiento de ciertos partidos políticos, que sustentan estas ideas en distintos países de Europa -Francia y Alemania entre otros- es un ejemplo actual de cómo el racismo se convierte en una fuerza movilizadora dentro de la sociedad, reclamando medidas concretas discriminatorias y segregadoras. Stolcke afirma:

“Los inmigrantes extracomunitarios ya ́entre nosotros ́, sufren una creciente hostilidad y una violencia, porque los políticos de derechas y los gobiernos conservadores alimentan los temores de la población con una retórica de la exclusión que ensalza la identidad nacional basada en la exclusividad cultural” (Stolcke op.cit.:1).

Ejemplos de esto también pueden ser las distintas leyes vinculadas a los procesos inmigratorios en la Argentina. En diferentes períodos las políticas han sido discriminatorias y racistas, se han elaborado políticas específicas para los migrantes de origen europeo y políticas diferentes y hasta opuestas para los migrantes de origen latinoamericano:

“El gobierno militar persiste en incentivar la inmigración europea, asociada con el proceso colonizador. Sin embargo, respecto de los

limítrofes, formula políticas restrictivas, ampliándose las actividades de control y expulsatorias. Legisla la temática apoyándose en la doctrina de la seguridad nacional, desde una óptica casi exclusivamente policial” (Oteiza op.cit:113).

Otro ejemplo está vinculado a las propuestas eugenésicas 39 que se llevaron a cabo en dos momentos en los Estados Unidos. La primera ley se promulgó en 1907 y estuvo vigente hasta 1997. Por medio de ella se legalizaba la esterilización forzada de “locos, débiles mentales y violadores”. En un segundo momento, después de la Primera Guerra Mundial se obtuvo la aprobación de leyes, que proponían los eugenistas de la época:

“…un programa de mejoras de la especie humana que pretendía favorecer la reproducción de los “mejores” y reducir la de los “inadaptados”. En los años veinte, los eugenistas estadounidenses emprendieron una campaña de prensa e intervenciones en el Congreso para obtener la aprobación de leyes racistas y cuotas de inmigración que limitaran fuertemente la entrada a casi todos lo inmigrantes, a excepción de los europeos del norte […] Los eugenistas decían que muchos inmigrantes eran deficientes mentales citaban los resultados numéricos de los cocientes de inteligencia para demostrar que la inmigración desde los países del sur de Europa estaban llenando Estados Unidos de patanes” (Caballi Sforza op.cit.:245).

Racismo total

En este último nivel, el más radicalizado, el Estado mismo se organiza de acuerdo con posiciones racistas mediante políticas y programas de discriminación, segregación, violencia o exclusión. Además unifica y legitima los discursos y las prácticas contra un grupo o varios grupos racializados, a través de la colaboración de intelectuales y científicos, quienes mantienen la voluntad de homogeneizar racialmente al conjunto de la población. De esta manera el Estado se pone al servicio de una ideología racista, y en este proceso se dejan de respetar los derechos humanos, la libertad y la igualdad, llegando a casos extremos de segregación total, “limpieza étnica” y exterminio sistemático de grupos enteros (Leflaive- Groussaud op.cit.).

Los ejemplos clásicos de este nivel de racismo son el ya citado régimen del Apartheid en Sudáfrica que se mantuvo hasta 1990, así como la Alemania nazi y el genocidio que llevó adelante antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Con respecto a este último Benedict sostiene lo siguiente:

39 La eugenesia consiste en la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana. El máximo exponente de los estudios vinculados a ella eugenesia fue el inglés Sir Francis Galton, quien trabajó hacia fines del siglo XIX. Fue cuando se delinearon políticas sociales que establecían formas de control social, enfocando acciones alrededor de las conductas consideradas peligrosas para la sociedad.

“El racismo se convirtió en base del nacional-socialismo. Su programa se vio claro en 1920, en el primer borrador del programa nazi escrito por los entonces desconocidos líderes del partido, a quienes encabezaba Adolfo Hitler; en el se decía: la ciudadanía y los cargos públicos sólo podrán disfrutarse si se tiene sangre alemana (desprovista de sangre judía); los no-ciudadanos serán deportados si hay auténticos alemanes sin trabajo, y, de todos modos, sólo permanecerán en el país en calidad de huéspedes, sujetos a leyes especiales; se prohíbe la inmigración de todo lo que tenga sangre extranjera. En cuanto subió Hitler al poder, en 1933, empezaron a aprobarse leyes que ponían en vigor distintos puntos del programa, y surgieron pronto algunas persecuciones antisemitas” (Benedict op.cit.:165-166).

Para concluir, el punto inquietante que marca Wieviorka y que queremos resaltar es el paso a la institucionalización del racismo, es decir, el paso al nivel político y estatal por medio de “leyes, reglamentos, intervenciones de los poderes públicos y la configuración política”. Esto es lo que asegura la cohesión del fenómeno que se fortalece y difunde ante la presencia de políticas favorables, las que permiten e incluso incentivan movilizaciones colectivas. Las opiniones y prácticas se desenmascaran y articulan, dejan de aparecer de manera distorsionada. El grado de aceptación social del racismo, entonces, está marcado por su institucionalización, y por la existencia de partidos políticos que lo esgrimen como parte de sus políticas o estrategias de acción.

Reflexiones finales

A modo de comentario no conclusivo, planteamos que abordar el problema del racismo percibiéndolo sólo como una representación social o cultural es insuficiente, también implica comportamientos dirigidos a los otros percibidos como diferentes y peligrosos. Por otra parte, como hemos visto, las representaciones sociales son construcciones históricas que reflejan los conflictos, luchas, acontecimientos y preocupaciones de cada contexto social. De esta manera, la complejidad podrá abarcarse partiendo desde una perspectiva que integre las prácticas y representaciones racistas a partir del análisis de los aspectos históricos, económicos y políticos en los que se desarrollan, sin dejar de lado los sentidos y los usos sociales que se dan en cada momento.

Esta última aclaración se relaciona con los cuestionamientos que hemos planteado a los caminos construidos hasta el momento en la búsqueda de soluciones a este fenómeno. Para revertir el problema no es posible pensar sólo en un cambio de imágenes, de representaciones sobre los grupos que son estigmatizados, discriminados y segregados. Si bien las campañas educativas, o una mayor difusión o divulgación de información son estrategias posibles, resultan insuficientes. En muchos casos lo que se ha logrado fue sólo atenuar los discursos racistas, los que ocultaron o disfrazaron en público los prejuicios raciales que los sustentan. Sin embargo lo que no se ha logrado es que desaparezcan las prácticas discriminatorias, que finalmente desenmascaran estos prejuicios.

Otro de los aspectos fundamentales para reflexionar y construir un camino alternativo de solución está centrado en el reconocimiento del origen histórico del problema. Nos referimos a las vinculaciones entre el problema del racismo y los procesos históricos que le han dado origen, sin dejar de lado la construcción histórica de ciertas relaciones socio-económicas que sustentan los vínculos de poder dentro de las sociedades. Desde el abordaje que proponemos, la profundización extrema de la diferencia aparece no sólo como la causa de los prejuicios y comportamientos discriminatorios o segregadores, sino que además resulta un instrumento legitimador que enmascara intereses económicos, políticos y culturales de los sectores dominantes.

El problema del racismo no ha podido ser derribado porque sólo se ha atacado uno de sus aspectos, se atacó la justificación, es decir la supuesta superioridad inscripta en la biología, que legitimaba la dominación, pero no el problema que la desencadenó, que ha seguido intacto y enmascarado: la profunda desigualdad estructural y el odio al otro que esto provoca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.