ANALISIS DE COYUNTURA ELECCIONES FEBRERO 2017 (II) Oportunidades y riesgos

 

ANALISIS DE COYUNTURA ELECCIONES FEBRERO 2017 (II)

Oportunidades y riesgos

 

La coyuntura de crisis económica y política, así como de credibilidad en el régimen y su proyecto “modernizador” descrita en la primera parte (I) * del presente análisis ofrece una gran oportunidad para que alguno de los candidatos de la oposición derrote al binomio del correísmo a pesar de que se trata de un régimen dictatorial que juega con reglas a su favor y con la “cancha inclinada”.

Dicha oportunidad, sin embargo, de no ser aprovechada de forma adecuada, constituye un riesgo para el futuro del país y para que el correísmo continúe en el poder y en la impunidad a través de un gobierno títere.

La oportunidad radicaría por un lado en la tendencia marcada de la población de votar en contra del correísmo mediante un “voto útil” anti dictadura, anti corrupción, por la recuperación de la decencia, por la defensa de los derechos humanos, de la libertad política y económica. Es obvio, sin embargo, que si el mencionado voto útil se reparte entre tres o más de los candidatos de oposición, tal fragmentación favorecería al binomio oficialista, tomando en cuenta que para ganar la presidencia se requiere contar con apenas el 40% de los votos y mantener una diferencia del 10% respecto del segundo candidato más votado. Condicionamiento antidemocrático introducido en la constitución como parte del proyecto totalitario correísta para permanecer de forma indefinida en el poder.

Por otro lado dicha oportunidad de triunfo de la oposición se ampliaría si se lograra restablecer la confianza y esperanza de la población en que un cambio para enrumbar al país por el camino de la democracia y el progreso social sí es posible.

Es importante subrayar que el restablecimiento de dicha confianza a su vez dependerá de cuán claras sean las señales de los candidatos de oposición respecto de su decisión de luchar contra la corrupción del régimen correísta y de que no haya impunidad luego del triunfo electoral. Una condición no muy fácil de cumplir para todos los candidatos tomando en cuenta que Correa ha procurado realizar pactos de todo tipo con la mayoría de quienes fueron parte de la llamada “partidocracia”. Por ello es clave que el candidato más opcionado para enfrentar al correísmo no haya participado de la componenda para favorecer las políticas antidemocráticas de acumulación de poder y de corrupción del régimen.

Además de poseer estas credenciales fundamentales en el ámbito de la moral pública, para ganarse la confianza de los votantes, es imprescindible también contar con un programa de gobierno que genere esperanza e ilusión en la población y que garantice estabilidad en el ámbito tanto político como económico y social. Hay que subrayar que además de asegurar su triunfo en las futuras elecciones, la oposición debe generar las condiciones para que el populismo correísta sea erradicado y no pueda retornar al poder. Para ello se necesitara forjar un gran acuerdo nacional para el fortalecimiento de la democracia en el que confluyan todas las fuerzas de oposición. De forma ideal dicho acuerdo debería promovérselo inmediatamente después de que se inicie la campana para la segunda vuelta.

En el campo económico, se requiere de un plan coherente, que plantee reglas transparentes para los actores económicos, que permita restablecer la confianza del sector privado, nacional y extranjero, para la reactivación del aparato productivo. Plan que debe incluir una reingeniería de la gigantesca deuda externa y pública contraída de manera inescrupulosa por el correísmo.

Dicha reactivación económica deberá ir de la mano de un plan de desarrollo, sustentable en el tiempo, que refleje el carácter multiétnico y multicultural de la sociedad, que promueva la solidaridad entre los diferentes sectores de la población, en particular con los más vulnerables. Un modelo que permita el desarrollo de las capacidades intelectuales y creativas de las personas, que fomente la conciencia social y ambiental, para la introducción paulatina de nuevos patrones de producción y consumo en armonía con la naturaleza.

En el ámbito político, hace falta contar con un plan de restablecimiento de la institucionalidad democrática que permita desmontar el andamiaje de la concentración del poder montado por el correísmo, en el que se respeten los derechos de las mayorías así como de las minorías e individuos. Cabe pensar, tal como lo han planteado varios lideres de opinión, en la posibilidad de una consulta popular y/o una Asamblea Constituyente. Es fundamental en ese sentido reiterar el llamado a votar de forma conjunta por los candidatos a la presidencia y a asambleístas de la misma lista de oposición, para contrarrestar la estrategia gubernamental de cooptar la Asamblea.

Se debe enfatizar en que si bien la mayoría de la población votará a favor del candidato más opcionado, para erradicar el correísmo, en pro de una propuesta alternativa, de nada servirá contar con su apoyo si no se toman las medidas pertinentes para prevenir cualquier intento de fraude del régimen dictatorial. Son muy graves las múltiples denuncias realizadas por la oposición a la actuación y preparación de los comicios de parte del Consejo Electoral, lo que aumenta la desconfianza en una institución conformada únicamente por personas leales al correísmo. Tal como lo han confirmado varios expertos en sistemas de votación, es sobre todo preocupante la existencia de un padrón con los nombres de personas fallecidas, así como la falta de una cadena adecuada de custodia de las actas de votación y del proceso de escaneo de las mismas. Llama la atención asimismo la designación del ex presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, como jefe de la delegación de observadores de la OEA. Sujeto aliado del Alba, amigo personal del difunto Chávez, así como de Correa y Moreno, y sobre quien pesan serias acusaciones de corrupción. Para contrarrestar dichas amenazas la oposición, unida, además de tomar medidas para el control electoral, no debe descartar la movilización de los electores en las calles como medida para hacer respetar la voluntad popular.

Para finalizar debemos resaltar que de acuerdo a la mayoría de encuestas, el binomio conformado por Guillermo Lasso y Andrés Páez ocupa el primer lugar entre los candidatos de oposición, seguido de los binomios conformados por Cynthia Viteri-Mauricio Pozo, y por el de Paco Moncayo-Monserratt Bustamante. Cabe añadir asimismo que, en base a las tendencias registradas, la mayoría de analistas y encuestadores serios consideran que muy probablemente el proceso electoral incluirá una segunda vuelta. En esta misma línea, no se descarta que en dicha segunda ronda participen dos candidatos de la oposición. Hechos y opiniones que coinciden con la argumentación y reflexiones del presente análisis de coyuntura (I y II).

*https://librecuador.org/nuevo-analisis-de-coyuntura-elecciones-febrero-2017-i/

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.